El GMAM de Jaca colabora con dos alpinistas discapacitados para ascender la cima de la Aconcagua

El Grupo Militar de Alta Montaña que tiene su sede en Jaca ha colaborado y ha aportado su experiencia en la expedición formada por cuatro alpinistas con discapacidad, que en las últimas horas han hecho cima en la Aconcagua, 6.962, la cima más alta de Ámerica.

El capitán Javier Barba, miembro del Grupo Militar de Alta Montaña (G.M.A.M.) ha regresado a España , junto a Ricardo Pérez, miembro de la Asociación “Montañas sin Barreras”, después que tres miembros de la expedición alcanzaran la cima del Cerro Aconcagua de 6.962 metros.

A la expedición, formada en un principio por los alpinistas con discapacidad Miguel Angel Gavilán y Valentín Ruiz junto al Capitán Barba, se unieron posteriormente dos miembros más de la Asociación “Montañas sin Barreras”: Cesar Salán y Ricardo Pérez. De estos cuatro expedicionarios fueron Valentín Ruiz y Cesar Salán quienes, gracias a la colaboración del capitán Barba, hicieron cima el día 22 de enero , después de 10 horas de intensa actividad.

En total han transcurrido veinte días desde que los expedicionarios salieron de Madrid en dirección a Argentina con el objetivo de hoyar la cima del Aconcagua y culminar así el proyecto “Montañas sin Barreras” iniciado en junio de 2007 con la escalada de la vía Oeste Clásica a la Aguja Negra en “Los Galayos”.

Este proyecto ha pretendido ser el estandarte de una actividad deportiva de élite dentro del deporte para discapacitados. Para poder llevarlo a cabo ha contado con el patrocinio del Consejo Superior de Deportes y de la Universidad Politécnica de Madrid, dado que todos los expedicionarios son residentes en Madrid. El Grupo Militar de Alta Montaña, con sede en Jaca, ha proporcionado un guía de montaña con elevada experiencia en el guiado de discapacitados en montaña, así como en expediciones realizadas a gran altitud.

Tanto Valentín Ruiz Moreno como Miguel Ángel Gavilán López se encuentran actualmente en la ciudad de Mendoza (Argentina) a la espera de unirse a una nueva expedición que la ONCE tiene previsto realizar al volcán Ojos del Salado de 6.934 metros de altura, durante la segunda quincena del mes de febrero. Esta se enmarca dentro del proyecto “Seven Volcans” que pretende ascender los volcanes más altos de cada uno de los continentes con personas discapacitadas.