Francisco Pina convoca la sesión constitutiva de la ponencia que abordará la reforma del reglamento de las Cortes de Aragón

Francisco Pina

El presidente de las Cortes de Aragón, Francisco Pina, ha convocado oficialmente las sesiones constitutivas de los cuatro grupos de trabajo que servirán para revisar el actual modelo parlamentario aragonés, en consonancia con la nueva perspectiva política abierta con el nuevo Estatuto de Autonomía de Aragón. Se trata de una propuesta realizada en su día por la Mesa y Junta de Portavoces a iniciativa de los cinco grupos parlamentarios aragoneses, con el objetivo de lograr una institución más ágil y comprometida con las inquietudes de los ciudadanos.

De esta forma, se concretan las ponencias que trabajarán las reformas del Reglamento de las Cortes de Aragón, de la Ley Electoral de Aragón, del Estatuto del Diputado, las tres el próximo día 18 de febrero, y la Ley que permite la creación de la Cámara de Cuentas, en este caso el día 8 de febrero. La constitución de estos grupos de trabajo, acordada en sesión plenaria y posteriormente acordada con todos los portavoces, ha seguido el procedimiento que permite el actual reglamento, y que faculta a la Mesa y Junta a elaboración de un texto legal sin previo proyecto o proposición de ley.

 

La ponencia que trabajará la reforma del Reglamento nace de la intención de revisar los actuales procedimientos parlamentarios con el denominador común de ofrecer unas nuevas pautas que acerquen el trabajo de los diputados a la sociedad civil aragonesa. En este sentido, el objetivo de esta reforma, una década después de acometer la última, aprobada en 1997, es agilizar la práctica parlamentaria a través, según la propuesta de acuerdo, de “un análisis exhaustivo y del máximo consenso posible”, tal y como ya apuntó en su día el actual presidente de las Cortes de Aragón, Francisco Pina, en el discurso de su toma de posesión.

 

Ese mismo día, el 18, se constituirán otros dos grupos de trabajo. El primero pretende adaptar la Ley Electoral de Aragón al marco político y social actual, “tras veinte años de vigencia”, según el texto del acuerdo, que también recuerda las cuatro modificaciones que ya ha sufrido este precepto legal de extremada importancia al tratarse una normativa “garantizadora del derecho fundamental de participación de los ciudadanos”. El segundo, por su parte, retoma una anterior aspiración de la Comisión de Reglamento, que, ya en 2003, planteó la posibilidad de reformar el Estatuto del Diputado.

 

Cronológicamente, la primera ponencia en constituirse será la de la Cámara de Cuentas, institución que servirá para completar definitivamente el entramado institucional aragonés. Después de la aprobación en su día de la Ley que permitía la creación de la Cámara de Cuentas, en 2001, la reciente reforma estatutaria ha permitido retomar un proyecto que, no obstante, necesita de algunas modificaciones como consecuencia de que algunas de sus disposiciones, según el documento fundacional, “hayan quedado desfasadas, surgiendo, asimismo, nuevas necesidades en el control económico de las actividades del sector público aragonés”.

 

En definitiva, con esta apretada agenda, los grupos parlamentarios aragoneses pretenden activar la dinámica parlamentaria en el inicio de esta VII Legislatura, tras la reciente aprobación del Estatuto de Autonomía de Aragón, aprovechando todas las herramientas que el actual reglamento facilita para revitalizar y consolidar el papel del Parlamento de Aragón en el engranaje político y social aragonés.

 

 

 

 

Comentarios