Espectacular respuesta de público en la recuperación del carnaval de Agüero

Carnaval Agüero

‘As Majas’, ‘Os Pozaleros’ y los demás personajes tradicionales del carnaval agüerano volvieron a tomar la calle tras cincuenta años de ausencia. Los más mayores de la localidad, que habían vivido esta fiesta en el pasado, se emocionaron con la reaparición de este carnaval e, incluso, algunos se disfrazaron y participaron de este día histórico. La implicación de todos los vecinos de la localidad, el número de visitantes y curiosos desplazados hasta Agüero y el interés despertado entre estudiosos del folclore, es indicio suficiente para valorar muy positivamente el alcance de este evento.

Alrededor de las seis, el monigote esperaba montado el burro en la Era Patía a que fueran llegando tanto los disfrazados como los visitantes. La plaza estaba llena de personajes singulares, como las brujas de seis patas o el caracolero, un disfraz cubierto por conchas de caracol en alusión al mote comarcal de los vecinos de Agüero—‘caracoleros’—.

Con la destacada presencia de ‘As Majas’—mozas vestidas de gala con la cara cubierta por ‘as mascaretas’—arrancaba la ronda al son de la música de Bufacalibos. Al frente marchaba el ‘caracolero’ con una cohorte de pequeños duendes armados de ‘chiringas’—jeringas hechas de caña y estopa—. Tras ellos, el monigote a caballo de un burro, ‘as Majas’, los músicos y toda la numerosa comitiva de disfrazados.

La ronda fue asaltada en varios momentos de la marcha por ‘os Pozaleros’, quienes arrojaron agua y serrín a los visitantes aprovechando los recovecos de las calles que aparecían engalanadas con pendones.

‘Os Pozaleros’ u ‘Fieros’ atacaban armados de escobas, rompían la marcha de la ronda y conducían a los enmascarados hacia donde querían. Con sus rostros tiznados, sus zamarras e incluso sus cornamentas provocaban miedo entre la oscuridad.

Comentarios