Las “rebajas” llegan al sector inmobiliario

Un sondeo realizado por Radio Huesca entre distintos agentes relacionados con el sector inmobiliario de Huesca revela que en los últimos seis meses se ha producido una desaceleración en la venta de inmuebles de vivienda nueva y también usada.

Tras un ciclo de ventas "sobresaliente" donde se han construido varios polígonos nuevos, se ha notado un "frenazo" que empieza a despertar cierta inquietud ya que la oferta que se ha proyectado para los próximos años esta ya en marcha en varias zonas. Algunas agencias oscenses ya han empezado a lanzar ofertas con distintas campañas publicitarias anunciando "rebajas".

Pirineos Centro Inmobiliario, con oficinas en Huesca, Zaragoza y Pirineo ha comenzado el año lanzando una importante campaña promocional coincidiendo con las tradicionales rebajas de enero. La campaña, que incluye la oferta de inmuebles de segunda mano y obra nueva, pretende incentivar la compra de vivienda durante este periodo que finalizará en febrero.

Para ello ha realizado interesantes mejoras en las condiciones de venta de sus inmuebles, que principalmente se centran en descuentos en su precio final, pero también contemplan, algunos casos de viviendas de obra nueva, el amueblamiento gratuito o la supresión de cuotas de pago como la entrada.

Al comenzar la campaña de rebajas, el número de inmuebles disponible supera los 300. En lo que respecta a viviendas de segunda mano, el mayor descuento en el precio de venta asciende a 42.600 € y el menor a 2.795 €. En obra nueva los descuentos oscilan entre los 3.000 € y los 55.900 €, que supone, en el mayor de los casos, el 15 % del precio final del inmueble. En total, el descuento medio por inmueble es de más de 18.000 € y el importe global de los descuentos se acerca a los 6 millones de euros.

Con esta campaña se busca acercar los mercados inmobiliarios locales a la mecánica habitual del comercio tradicional y, por tanto, a los hábitos y la mentalidad del cliente, teniendo en cuenta, eso sí, las peculiaridades del producto inmobiliario, como la imposibilidad de renovar por completo un stock, el carácter atemporal del producto, etc. También se pretende dinamizar el mercado, despertarlo de un evidente “letargo”, aglutinando el precio más atractivo posible en cada inmueble y un importante número de inmuebles en cartera. Así, el demandante se encuentra durante un tiempo muy limitado ante unas facilidades en el acceso a la vivienda difícilmente mejorables y con una amplia variedad de producto donde elegir.

Comentarios