Se representa en Jaca "El misántropo", de Molière

El “Invierno CAI 2008” echa a andar en Jaca el próximo sábado 16 de febrero, a las ocho y media de la noche en el Palacio de Congresos. La compañía aragonesa Gato Negro y la vasca Yster presentan una nueva versión de “El misántropo” de Molière. Se trata de una puesta en escena dirigida por el italiano Luca Franceschi cuya traducción y versificación ha sido realizada por Alberto Castrillo-Ferrer. En el reparto intervienen actores aragoneses (Cristina de Inza, Alberto Castrillo-Ferrer y David Ardid) y de otras comunidades autónomas (Enriqueta Carballeira y Víctor Criado) con una amplia trayectoria artística.

Tanto el director como el traductor se han formado en el teatro del gesto (ambos estudiaron con Marcel Marçeau) y centran en la comedia del arte su punto de interés: un teatro basado en labor del actor, en la improvisación y en el que comulga la pantomima y el diálogo como motor de la acción. Es también la expresión máxima de un teatro popular que busca el entretenimiento, permitiéndose la sátira o la crítica.

“El misántropo” es un ambicioso proyecto artístico producido por el Teatro de La Abadía de Madrid y el Servicio Cultural de Caja Inmaculada que cuenta además con la participación de diversas instituciones, públicas y privadas, como el Gobierno de Aragón, la Comunidad de Madrid, el Gobierno Vasco y el Corral de Comedias de Alcalá de Henares que han colaborado en la producción.

Desde su presentación el pasado día 31 de enero en Zaragoza hasta finales de marzo, la CAI ha programado una gira por más de una decena de municipios aragoneses dentro de su “Tribuna Itinerante” en la que cuenta con la colaboración de los distintos ayuntamientos que se han sumado al proyecto al prestar sus infraestructuras escénicas como es el caso del Ayuntamiento jacetano para la representación de Jaca.

El argumento de esta obra gira entorno al personaje de Alceste, joven e impetuoso, que odia el mundo que le rodea: Las falsas apariencias, las sonrisas hipócritas, las mentiras convenientes... y se decide a ser sincero con los demás aunque esto le cueste su amistad. Pero, enamorado de Celimena, se encuentra de este modo entre la espada y la pared, pues ella no deja de representar todos los valores que él detesta.

Una comedia de carácter, donde Molière (como acostumbra) pone el dedo en la llaga de la sociedad y también del ser humano. Un tema de actualidad más que inquietante. Un gran ejemplo de obra de teatro en la que se lanzan sobre el escenario algunas de las grandes preguntas del hombre: ¿ser o parecer?, ¿verdad dolorosa o mentira piadosa? “El misántropo” no deja de ser el germen teatral de una extendida corriente de pensamiento que, como bien escribió tres siglos más tarde el también francés J. P. Sartre, se puede caracterizar por la frase “el infierno son los otros”.

Con “El misántropo”, Molière nos presenta un retrato, un espejo frente al mundo y más precisamente una representación teatral de una cierta sociedad que sólo cree en los valores mundanos. Gracias a la repulsa que al personaje de Alceste le crean la falsedad de los ”besos frívolos”, algo que desgraciadamente abunda en las personas de su alrededor, Molière denuncia la falsedad de las relaciones humanas.

En palabras de Luca Franceschi, su director: “se trata de mostrar nuestra realidad, utilizar este texto para desvelar lo que ocurre al otro lado del decorado; de denunciarnos a nosotros mismos, denunciando a los demás. Por ello, he elegido este estilo de teatro de tradición italiana –la Commedia dell’Arte- que lleva implícita en su propio nombre la noción de parecer para obtener la aprobación, el actor se coloca una máscara para decir lo que la situación le pide que diga (sin importar su pensamiento), para asumir un rol que le obliga a aceptar, para ser amado”.

Las entradas para este espectáculo se podrán adquirir anticipadamente en cajeros CAI y, las sobrantes, una hora antes de la función en la taquilla del Palacio de Congresos al precio de 8 euros. Los clientes CAI tendrán un descuento del 50% si las compran en cajeros CAI.

Comentarios