Finalizan las Jornadas de Innovación Docente que ha organizado la UZ

En la Universidad de Zaragoza se han clausurado las II Jornadas de Innovación Docente en la que han participado más de 700 profesionales. Entre las conclusiones se destacado que el mapa de titulaciones es importante, pero no servirá de nada si no hay renovación de las metodologías de trabajo. Y los primeros en notarlo han de ser los propios alumnos.

En este sentido, los participantes en estas jornadas han concluido también que es necesario poner en marcha un plan nacional o autonómico de innovación docente que incluya una apuesta integral institucional, con recursos, y un reconocimiento de lo que supone hacer con calidad el trabajo docente. Para ello es necesario mejorar los medios disponibles y poder contar con aulas adecuadas y nuevas tecnologías en vanguardia.

En esta línea, los participantes han destacado las aplicaciones orientadas a promover la pedagogía activa (laboratorios, simuladores, web quest, wikis, herramientas de aprendizaje dirigido), los cursos online caracterizados por su orientación internacional y el uso cada vez mayor de recursos audiovisuales y multimedia, así como las herramientas de creación de comunidad en asignaturas y áreas. Las nuevas tecnologías son, para estos expertos, una herramienta fundamental para promover la cooperación entre estudiantes y profesores. “Las tecnologías permiten superar las limitaciones de otros recursos para facilitar un trabajo activo por el estudiante, y una mayor eficacia y eficiencia en el trabajo de los profesores”, han concluído.

Por otro lado, y en general, los más de 700 profesores, alumnos y personal de la Universidad de Zaragoza que han participado en estas jornadas han manifestado su acuerdo en la necesidad de establecer medidas informativas que tiendan a disminuir la incertidumbre en el proceso de cambio que conlleva la convergencia europea, e incrementar el reconocimiento a los alumnos y profesores que participan en los procesos de innovación.

En el camino de la convergencia europea, los participantes han valorado muy positivamente el desarrollo curricular y la programación por competencias y han resaltado la importancia de atender el mayor desarrollo de las competencias genéricas y específicas, como la responsabilidad social, la comunicación e idiomas, la colaboración, la interdisciplinariedad, el autoconcepto y la imagen profesional del estudiante.

Además, han destacado la importancia del refuerzo en el autoaprendizaje, así como la introducción generalizada de nuevas prácticas y modelos en los procesos de evaluación continua, y en sus nuevos procedimientos (folletos, mapas conceptuales, portafolio…). En este sentido, consideran que todavía es necesario buscar alternativas al método tradicional de enseñanza (presencialidad).

Comentarios