Cartas al director : Carencias y amenazas de la reserva de la biosfera Ordesa – Viñamala

Ecologistas en Acción Aragón

A raíz del III Congreso Mundial de Reservas de la Biosfera, Ecologistas

en Acción, que ha participado en el mismo, ha destacado la inadecuada

gestión de algunas Reservas de la Biosfera española. Entre ellas ha

denunciado las carencias y amenazas de la Reserva de la Biosfera

Ordesa-Viñamala.

La Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala fue declarada en 1977 con los

límites fijados por el ICONA en 1975, por lo que su trazado fue previo a

la ampliación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en el año 1982.

Desde hace más de 25 años, la Reserva viene padeciendo la principal de

sus carencias, que es la adecuación de los límites de la misma a la

ampliación del Parque Nacional. La desatención administrativa a la

Reserva desde su fundación dio lugar a que no se realizara tal reajuste,

arrastrando injustificablemente esta carencia.

En el año 2006 el Gobierno de Aragón presentó al Comité MaB lo que

denominaba como “Propuesta de Ampliación de la Reserva ORDESA-VIÑAMALA”,

pero esta pretendida ampliación se trataba de una simple adecuación de

la reserva a los limites de la ampliación del año 1982 del Parque

Nacional, lo que suponía un mal arreglo de un olvido inexplicable con 25

años de retraso, pero no una ampliación en sentido estricto. Además se

proponía una nueva zonificación que no obedecía a criterios geográficos

ni biológicos y suponía una distorsión inaceptable de la Reserva. A

causa de esto y de otros motivos, la propuesta fue rechazada, de plano,

por el Comité MaB.

A finales de 2007, la Consejería de Medio Ambiente protagonizó de nuevo

una teórica Propuesta de Ampliación que redunda en los errores y

carencias anteriores y aún los agrava más. La pretendida zona de

ampliación (adecuación a los límites del PN en la realidad) carece de

las preceptivas zonas tampón y de transición, tal como indican las

directrices generales MaB.

La zonificación propuesta es aún peor que la anterior y no obedece a los

criterios de conservación, ni biológicos ni geográficos para la

preservación y adecuada gestión de la Reserva. Desprotege zonas de gran

valor en la parte interior de la reserva otorgándoles el mínimo rango de

protección. Zonas como el Alto valle del Ara, Los Montes de Fanlo, el

interfluvio Añisclo-Escuain, el Valle de Pineta, parte de la Montaña de

Sallent de Gállego, el entorno montañoso del Balneario de Panticosa, y

la Sierre de Tendeñera se les zonifica bajo la mínima protección o

directamente se les desprotege.

Esto supone un desvío inaceptable del sentido que debe guiar las normas

de la adecuada zonificación de las Reservas de la Biosfera.

La realidad es que la Reserva pierde superficie al excluir de la misma:

-Una zona que comprende el ilegal aparcamiento de Espelunciecha

realizado dentro de la reserva y que ha desestabilizado la ladera de

“Las Corvas”

-Una gran superficie de cientos de hectáreas que perimetran la

Urbanización de Formigal, sobre la que se proyecta una ampliación de

cerca de 80 ha, más del doble de su superficie actual.

-Gran parte de los alrededores de Sallent de Gállego, penetrando por el

río Aguas Limpias.

-Una banda de terreno por la zona noroeste del pueblo y embalse de Lanuza.

-Una enorme superficie en la zona del Panticosa, el Pueyo, así como en

Hoz de Jaca.

Esto solamente responde a desproteger superficies para desarrollos

urbanísticos menguando la extensión de la Reserva.

Pero además la reserva viene soportando agresiones en forma de

vertederos, escombreras, desarrollos urbanísticos y de especial

notoriedad es el enrejado de más de 21 kilómetros que va a sufrir el

Balneario de Panticosa alrededor de la cota 2400 y del que ya se han

instalado más de 400 metros. También la Reserva está amenazada por

diferentes proyectos innecesarias captaciones de aguas y de canteras

sobre los que aún no se ha pronunciado el Gobierno de Aragón.

Después de todo lo expuesto, Ecologista en Acción afirma que la

principal amenaza de la Reserva de la Biosfera ORDESA-VIÑAMALA procede

de sus gestores, el Gobierno de Aragón y en particular su Consejería de

Medio Ambiente.

Comentarios