Greenpeace vuelve a señalar al complejo industrial de Monzón como foco de contaminación

De nuevo ,una campaña de la Asociación Ecologista Greenpace señala al complejo industrial de Monzón y en concreto a los vertidos ( hasta hace dos meses)de dicofol desde Montecinca. Si hace un año la Organización realizaba un reportaje fotográfico donde usaban como fondo fotos de las industrias químicas de la localidad, ahora con motivo de la campaña ¿ quién contamina? Se hace un repaso a los puntos más contaminantes en España destacando en Aragón el grado de contaminación del polígono industrial de Monzón ( el mayor de Aragón), la planta de Ercros en Sabiñanigo y la papelera de la Montañesa en Zaragoza.

En Monzón se vuelve a señalar a Montecinca que estuvo vertiendo DDT hasta hace unos meses. Precisamente en diciembre la propia organización ecologista anunciaba que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) paralizaba definitivamente los vertidos de DDT al río Cinca al desestimar la solicitud de la empresa Montecinca de seguir fabricando el plaguicida dicofol. Esta decisión de la CHE es vinculante por lo que el Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) tendrá que denegar la petición de la empresa.

La Asociación Ecologista demanda la creación de una Agencia de Control de la Contaminación que garantice el cumplimiento de la legislación europea y nacional, y aborde el problema de forma global. Además, piden un cambio de gestión de residuos que ni esconda las basuras ni las queme. La solución es el modelo de "residuo cero" que plantea aprovechar todos los residuos como materia prima. Para alcanzar este objetivo, "residuo cero" exige a los fabricantes a asumir el coste de la recogida y eliminación segura de sus productos y sus envases si no se pueden reutilizar, reciclar o compostar.

Por último piden, la implantación de un nuevo régimen de responsabilidad ilimitada para la industria petrolera a través de toda la cadena de custodia. Y establecer un régimen especial de vigilancia, control y sanción para la Bahía de Algeciras y Gibraltar.

Greenpeace ha centrado su trabajo en los tres sectores que más contribuyen a esta situación. Según datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente, el 41,4% de la contaminación de suelos se debe a la producción industrial, el 15,2% al vertido y tratamiento de los residuos urbanos y el 14,1% a los hidrocarburos. Una situación que podría solventarse si las Administraciones públicas no fueran tan permisivas con quienes contaminan y aplicasen los controles marcados por la ley.

La organización ecologista denuncia que la contaminación de nuestro medio ambiente es el resultado de políticas industriales, de residuos y de transporte muy laxas y cómplices con la industria. Esto ha permitido a las empresas obtener grandes beneficios con sus negocios, ya que no incluyen los costes asociados a la contaminación y al deterioro de la salud pública. En España, por ejemplo, el 100% de la restauración de suelos contaminados se sufraga con fondos públicos frente al 7% de Francia.

Comentarios