El informe "Contaminación en España" de Greenpeace incluye a Monzón y Sabiñánigo

Estos son los focos de contaminación más importantes de las químicas de Aragón junto a la papelera La Montañesa, en Zaragoza. Greenpeace ha centrado su trabajo en los tres sectores que más contribuyen a esta situación. Precisando el informe que el País Vasco, Cataluña y Andalucía son las Comunidades más contaminantes y que cuentan con una mayor incidencia de cáncer.

La organización ecologista denuncia que la contaminación de nuestro medio ambiente es el resultado de políticas industriales, de residuos y de transporte muy laxas y cómplices con la industria. Esto ha permitido a las empresas obtener grandes beneficios con sus negocios, ya que no incluyen los costes asociados a la contaminación y al deterioro de la salud pública. En España, por ejemplo, el 100% de la restauración de suelos contaminados se sufraga con fondos públicos frente al 7% de Francia.

Resulta difícil realizar una comparativa de la situación española con respecto a otros países europeos dada la falta de documentación, sabemos que sufrimos casos de contaminación que se sitúan entre los más graves del planeta. Ejemplo de ello son los vertidos efectuados durante décadas por Ercros al río Ebro en Flix, la catástrofe ambiental que vive la ciudad de Huelva por el vertido de residuos tóxicos y radiactivos de Fertiberia y FMC-Foret o la situación de contaminación crónica por hidrocarburos que sufre la Bahía de Algeciras, en donde se mueven al año seis millones de toneladas de fuel sólo en repostajes en la mar.

La industria es responsable legalmente de las sustancias químicas que produce, pero es casi imposible hacer responsable judicialmente al fabricante de los efectos sobre la salud de una sustancia tóxica. El resultado es que casi 4 millones de trabajadores españoles el 25,4% del total están expuestos a sustancias cancerígenas. Se estima que, en nuestro país, 4.000 trabajadores mueren anualmente por la exposición a sustancias químicas, más de 36.000 enferman y este tipo de sustancias producen más de 18.000 accidentes laborales al año, tal y como arroja el informe sobre salud laboral de ISTAS, Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud.

La exposición a estos contaminantes no se circunscribe al ámbito laboral. Los vertidos y emisiones afectan a todos los ciudadanos, de forma que las zonas con mayores tasas de enfermedades como el cáncer coinciden con las áreas más industrializadas. Es el caso de Huelva y Cádiz en Andalucía, Cataluña y País Vasco, tal y como revelan los Atlas Epidemiológicos de la Universidad Pompeu Fabra y del Instituto de Salud Carlos III.

Comentarios