Cartas al director: "Feliz Aniversario"

Pedro L. Pérez Palomar y Natalia Márquez Arbues

Grupo Municipal de CHA en el Ayuntamiento de Jaca

Parece que fue ayer. Qué frase tan original para empezar a revisar un cúmulo de maldades y aclarar otro montón de mentiras. Retiramos de nuestra mesa los cientos de artículos y reportajes que ahora hace un año todos pudimos leer en la prensa nacional, mientras los espacios informativos de todas las grandes cadenas de televisión repasaban los actos del FOJE 2007 y conectaban con Jaca en directo una y otra vez. Retenemos aquella ceremonia inaugural tan barata, con folklore flamenco incluido. La programación cultural para los jóvenes deportistas con Mocedades como plato fuerte. Echamos de menos (esto es verdad, ojo) el ambientazo de los partidos juveniles de hockey en los que participaban deportistas locales. Qué tiempos aquellos en los que teníamos dos pistas de hielo y otras dos que íbamos a abrir en el CAR.

No es cierto que de aquel FOJE 2007 no quede nada. Seguimos viendo cazadoras verdes por Jaca, muchas abrigando a gente que no pasó frío por el deporte (otros sí) mientras silban aquel himno tan recordado por todos.Nos quedamos más tranquilos sabiendo que aquel festival (sí, sí, festival, otro festival) ha tenido superávit. Chúpate esa. Tanto criticar y hasta han ahorrado. Aunque ahora dicen que las cuentas todavía no están cerradas, que ese resultado es para la “Memoria oficial”, que ya vendrá la liquidación definitiva. A ver si no tardan tanto como en los intentos olímpicos.

Y de la pista de hielo ¿no vamos a decir nada? Pues la verdad es que la mayoría de jacetanos agradecerían no tener que escuchar ni leer una frase más sobre este tema. Es la técnica del aburrimiento, del hartazgo, que buscan nuestros dirigentes. Ya han logrado desinformarnos con tanto modificado que hay que aprobar después de estar hecho. Es como ir a votar cuando ya se ha decidido quién gobernará. ¿Les suena? Nos ha costado, pero ya todos pensamos lo mismo: lo importante es que se abra ya. Olvidémonos de esas tonterías de duplicar el presupuesto, de abrir una semana y cerrar un año, de cambiar los cristales antes de que se manchen, de los muros que se mueven con todos dentro, de que nos regalen tres millones de euros por nada… venga, venga, seamos positivos.

Y otros ruidos llegarán que harán que esto sea música celestial. Y nos volverán a hacer creer que la Expo de Zaragoza es buena y es de todos sólo porque trata sobre el agua, que las monjas de Sijena pueden negociar después de muertas, que Gran Scala es el proyecto más importante de Aragón desde los Reyes Católicos (sic). Si por lo menos fuera en Martillué podríamos decir eso de “¡Hala, a Gran Scala a Martillué!”

Comentarios