Nueva campaña de Tráfico para controlar el uso del cinturón de seguridad

2005100606 cinturón.JPG

La Dirección General de Tráfico tiene en marcha durante estos días una nueva campaña para fomentar el uso del cinturón de seguridad en los vehículos con el eslogan “Un viaje seguro comienza con un gesto sencillo, ponerse el cinturón.” El año pasado 1.700 personas murieron en accidentes de turismos o furgonetas, y 425 de ellas no llevaban el cinturón en el momento del accidente.

Con esta campaña, que se lleva hasta el día 24 de febrero, se quiere convencer a los ciudadanos sobre la importancia de usar siempre el cinturón de seguridad. Además de ser una campaña divulgativa, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realizarán controles intensivos durante dicho periodo alcanzando al menos a 800.000 vehículos.

El número de controles y el ámbito de actuación se ampliarán a las vías urbanas en la medida en que colaboren las policías dependientes del resto de instituciones. Para colaborar en esta campaña se ha invitado a los Servicios de Tráfico de las Comunidades Autónomas de Cataluña y el País Vasco, que tienen transferidas las competencias en materia de tráfico, a los Ayuntamientos y a las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla.

El cinturón de seguridad es un elemento básico y fundamental de la seguridad vial y reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. Con la campaña se pretende crear realmente un compromiso social con la seguridad vial, provocando a todos los ciudadanos de tal manera que se sientan directamente aludidos y dejen de mostrarse indiferentes. Esta campaña responde a las recomendaciones de la Unión Europea, que aconseja realizar al menos dos campañas al año para concienciar de la conveniencia de utilizar siempre el cinturón.

Durante el pasado año el 25% de las personas que murieron en murieron en accidentes viajando en turismos o furgonetas no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Este porcentaje ha ido disminuyendo en los últimos años, pasando desde el 34 % en 2003 al 25 % en 2007. Los estudios de campo reflejan que el uso del cinturón de seguridad de los ocupantes de asientos delanteros en turismo en carretera es del 95 %, y en los traseros del 72 %, lo que demuestra que todavía queda mucho por hacer, sobre todo para concienciar de que también en los asientos traseros es imprescindible su uso.

Un choque frontal a 80 km/h produce lesiones con resultado de muerte si no se lleva el cinturón de seguridad. En 2 milésimas de segundo el conductor rompe el volante con el tórax (con una fuerza de 8 veces su peso) y el acompañante choca con su cabeza contra el salpicadero y sale despedido por la luna con la misma fuerza. El cinturón alcanza una máxima efectividad en los vuelcos, donde se reduce un 77% el riesgo de muerte. Este porcentaje aumenta en el ámbito de las ciudades: en zona urbana en el año 2005 se registraron 144 muertos en turismos, de los cuales 68 (el 47%) no utilizaban el cinturón. Este porcentaje se reduce en 2006, en que se registran 178 muertos, de los que 52 (el 29 %) no utilizaban cinturón.

En el año 2006 la Guardia Civil de Tráfico formuló unas 200.000 denuncias por no llevar el cinturón de seguridad En la última campaña especial de control y vigilancia llevada a cabo durante el mes de septiembre del año pasado se controlaron 768.000 vehículos y se formularon 7.930 denuncias contra conductores y pasajeros que no hacían uso del cinturón y 273 de ellas por llevar a niños sin ningún sistema de retención.

Está previsto que en esta campaña también participen agentes de las diferentes Comandancias de la Guardia Civil para ampliar a las carreteras secundarias el control durante la campaña.

Comentarios