La seguridad uno de los principales objetivos de Formigal 2008

Un total de 8.000 metros de redes, 100 metros de colchones inflables, más de 5.000 piquetes y el trabajo de cerca de 70 personas forman parte del amplio dispositivo de seguridad que se destinará a la celebración de las pruebas garantizando la seguridad en pistas durante la celebración del Campeonato del Mundo de Esquí Alpino Júnior Formigal 2008.

La seguridad en pistas durante el transcurso de una prueba de esquí requiere el trabajo de profesionales cualificados y la conservación y protección extrema de la zona de descenso. En Formigal, la mayor estación de esquí española, se mima este aspecto e incluso se acentúa para albergar el Campeonato del Mundo de Esquí Alpino Júnior.

En total, 8.000 metros de redes, 100 metros de colchones PVC o rellenos de aire, y más de 5.000 piquetes para su correcta sujeción se utilizarán en las pistas de la estación por la que desciendan los participantes. Detrás de su correcto funcionamiento estará el equipo humano de Formigal, apoyado por voluntarios, pisters de otras estaciones de Aramón, personal médico del 061 y del 112 y una sección completa del Ejército español perteneciente al Grupo Militar de Alta Montaña y Operaciones Especiales de Jaca.

El director de la sección de montaña de Formigal, Pascual Pérez, lleva meses trabajando en la preparación del Campeonato y reconoce la complejidad de la prueba. “Además del trabajo humano, los esquiadores necesitan que la nieve esté en perfectas condiciones por su rendimiento y seguridad”.

Para ello, las pistas receptoras de la prueba se están cuidando al máximo y se cerrarán pocos días antes de la competición para preparar el material. De momento, como ha señalado Pérez, “estamos endureciendo y alisando la nieve día y noche para que no presente ningún problema a los competidores”.

Para confeccionar el trazado de las pistas, Formigal 2008 ha contado con el asesoramiento de expertos internacionales y el bagaje de su larga trayectoria. “Diseñamos un trazado idóneo y balizamos correctamente la pista para minimizar riesgos”. Es un trabajo continuo de prevención que se ha desarrollado desde que la estación fue designada sede del Campeonato.

Cuando las balizas estén en su sitio, la nieve perfecta y los colchones situados se pondrá en marcha la segunda fase del dispositivo: la seguridad durante el Campeonato. Para ello, cerca de 20 personas revisarán permanentemente el estado de los elementos de protección y se encargarán de resguardar las pistas de descenso. “Los clientes de la estación son muy respetuosos cuando hay pruebas y conocen su reglamento pero no está de menos situar a personal en zonas estratégicas para prever situaciones difíciles”, comentaba Pérez.

Durante el desarrollo de la competición estarán en alerta el helicóptero del 112, el helicóptero de la Guardia Civil, el personal médico del 061 así como los miembros del Grupo Militar de Alta Montaña y Operaciones Especiales. El dispositivo de emergencia se activará en caso de que sea necesario. El Campeonato del Mundo de Esquí Alpino Júnior Formigal 2008 contará con todas las medidas de seguridad.

Comentarios