Nuevas obras para reforzar la seguridad del laboratorio subterráneo de Canfranc

2006031616 laboratorio.jpg

La Universidad de Zaragoza ha decidido antes de reabrir el laboratorio subterráneo de Canfranc realizar nuevas obras para reforzar su estructura y por tanto, su seguridad. En un plazo de dos meses comenzarán estas nuevas obras, cuyo plazo de ejecución es de nueve meses. A final de año se reabrirá dicho laboratorio.

Las instalaciones del laboratorio Subterráneo de Canfranc llevan inutilizadas desde el pasado mes de abril como consecuencia del desprendimiento de una parte de la cúpula de la sala experimental principal. Actualmente ya está resuelto el problema del desprendimiento y el laboratorio se encuentra igual que estaba antes de este suceso. Sin embargo, la Universidad de Zaragoza, basándose en los informes realizados por un ingeniero independiente, ha decidido realizar más obras para reforzar la seguridad en el armazón y la sujeción de la roca, duplicando el espesor de la bóveda afectada para aumentar la seguridad y que no se vuelva a producir un desprendimiento, según han indicado el director del laboratorio, Alexandro Bettini, y el director asociado, Julio Morales.

Este suceso ha provocado un retraso de dos años en los proyectos de investigación. Algunos de los experimentos se siguen realizando en el antiguo laboratorio y otros se han tenido que trasladar a Francia. Mientras se realizan las obras en el laboratorio, se aprovecha para entrenar al personal que va a trabajar en esta instalación y recibir propuestas de nuevos experimentos.

El laboratorio de Canfranc, que se encuentra bajo 800 metros de roca del macizo del Tobazo, es único en España y el segundo mayor de Europa, está llamado a convertirse en una referencia internacional en el campo de la astrofísica y en la investigación de los neutrinos y la materia oscura. El próximo año se espera poner en marcha nuevos experimentos en este laboratorio.

Comentarios