Severino Pallaruelo visitará al Grupo de Animación a la Lectura de Monzón

El escritor oscense participa el día 27 de febrero a las 22.30 en la Casa de la Cultura de Monzón. Olga Asensio, asesora del CPR (Centro de Profesores y Recursos), explica que la visita del narrador está incluida en un programa de animación a la lectura en colaboración con el Ayuntamiento de Monzón. Severino Pallaruelo siempre ha sorprendido por su pasión de naturalista, su cariño hacia el territorio y esa pulsión inmediata de hollarlo hasta sus últimas esquinas. En cualquier paraje que imaginemos allí ha estado Severino Pallaruelo con sus cuadernos de notas, con su cámara fotográfica y sus lápices de colores, como ha señalado Asensio.

Continúa el curso para el Grupo de Animación a la Lectura de Monzón, organizado por el Patronato de Cultura. El Grupo retoma su actividad para los aficionados a la lectura. Asensio, nos recuerda el hechizo que nos produjo la aparición de su libro

“Pirineos, tristes montes”, un libro de relatos que tenía un claro débito con sus trabajos de campo y con las mil y un historias que le habían contado. Allí estaban las tragedias y las soledades de moradores sin demasiada fortuna: amores desgraciados, éxodos, traiciones y la dureza insoportable de una existencia a tumbos y sin fortuna del Altoaragón más sombrío, pródigo en supersticiones, en fantasmas y apariciones. Luego fue editando otros textos: sus guías de las Pirineos, sus cuadernos de la naturaleza, sus monografías y en Prames, con impresionante maquetación y diseño de Fernando Lasheras, Severino Pallaruelo publicaba uno de esos libros irrepetibles como es “José, un hombre de los Pirineos”, el relato pormenorizado de un pastor de La Mula: la vida cotidiana, sus hábitos, su conocimiento de la tierra, su identificación con las montañas y sus pastos, su fulgurante intuición ante el enigma. Según Asensi, Severino fue un documentalista ejemplar y registró minuciosamente sus experiencias.

Comentarios