El problema de la obesidad infantil es cada vez mayor en Aragón

La obesidad infantil se ha duplicado en Aragón y el sobrepeso casi se ha triplicado en los últimos veinte años, alcanzando a las comunidades autónomas con mayor incidencia, como Canarias y Andalucía. Los bajos niveles de educación física y la escasa actividad deportiva de los niños aragoneses son, además de otras cuestiones nutricionales, parte responsable de esta situación. Estas son algunas de las principales cifras y conclusiones de tres estudios de investigación de un grupo de la Universidad de Zaragoza.

El investigador del Grupo GENUD (Growth, Exercise, Nutrition and Development), de la Universidad de Zaragoza y profesor de la Facultad de Ciencias de la Salud y del Deporte, de Huesca, José Antonio Casajús, ha coordinado estos tres estudios que acaban de ser publicados en tres revistas especializadas y de reconocido prestigio científico (Annals of Nutrition & Metabolism, Obesity Research y Apunts. Medicina de L’Esport). Se trata de "Actividad física y educación física en la escuela en niños españoles con sobrepeso”, “Adiposidad, actividad física y salud entre los niños de Aragón, España” y “Relación entre la condición física cardiovascular y la distribución de grasa en niños y adolescentes”.

En estas investigaciones, elaboradas a partir de un amplio estudio sobre características físicas y hábitos deportivos de un total de 1.068 escolares aragoneses de entre 6 y 17 años de edad, se ha puesto de manifiesto que la prevalencia de sobrepeso y obesidad fue de 31% y 6% respectivamente en escolares de primaria. Además, se ha llegado a la conclusión de que el 20% de los adolescentes aragoneses (21% de chicas y 19% de chicos) tiene un nivel de condición aeróbica y cardiorrespiratoria por debajo de lo saludable, lo que supone un incremento del riesgo de parecer enfermedades cardiovasculares en la edad adulta.

En este sentido, los datos reflejan que un porcentaje muy elevado de niños y niñas de primaria ven más horas de televisión en un día que ejercicio físico en toda la semana. Estos datos son aún más preocupantes en caso de niñas adolescentes. Así, el 65% de las adolescentes aragonesas realizan exclusivamente la actividad física curricular. Es decir, no participan en ninguna otra actividad física extraescolar. Se podría indicar, por lo tanto, que son sedentarias.

En este sentido, los escolares que sólo realizan la actividad física escolar (es decir, 2-3 horas a la semana de educación física) son los que presentan mayor cantidad de grasa y peor condición física. Mientras que, por el contrario, los escolares con mejor condición aeróbica tienen patrones de distribución de grasa más saludables.

Por lo tanto, la práctica de actividad física extraescolar (más de dos veces por semana) ejerce un papel protector sobre la composición corporal y la salud cardiovascular.

Ante estas conclusiones, los investigadores de la Universidad de Zaragoza consideran que si no se modifica la tendencia de sobrepeso y deficiente condición física de los escolares aragoneses se está construyendo una población adulta con un pronóstico desfavorable de salud.

María T. Leiva y Alejandro Legaz, profesores de la Facultad de Ciencias de la Salud y del Deporte, Adoración Villarroya y Luís A. Moreno, profesores de la Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud, José A. Ferrando, profesor de la Facultad de Educación, Bernard Gutin, investigador del Georgia Prevention Institute y M.T. Aragonés, responsable del Centro de Medicina del Deporte del Gobierno de Aragón, son junto a Ignacio Ara y José Antonio Casajús, también profesores de la Facultad de Ciencias de la Salud y del Deporte, los investigadores de la Universidad de Zaragoza que han participado en la elaboración de estos tres estudios.

Comentarios