El PAR trabajará para que el Castillo de Loarre y San Juan de la Peña sean Patrimonio de la Humanidad y que los bienes religiosos vuelvan a Aragón

Los candidatos altoaragoneses del Partido Aragonés al Congreso y al Senado han afirmado este miércoles, en el Castillo de Loarre que “el Alto Aragón tiene en su Historia uno de los máximos valores que nos identifican y que sentimos con orgullo. Por tanto, todas las muestras de ese pasado merecen una atención especial, porque además de su consideración artística y social, son útiles para construir un futuro mejor. En ese sentido, la declaración del Castillo de Loarre y del monasterio de San Juan de la Peña como patrimonio de la Humanidad sería una contribución decisiva a potenciar su protección y su atractivo turístico. Para eso necesitamos la implicación del Gobierno central que vamos a conseguir. También vamos a conseguir que los bienes religiosos de la zona oriental, que están Lérida o Barcelona, vuelvan a Aragón que es su origen y su lugar. No aceptaremos más aplazamientos, ni acuerdos que dejen las cosas como están. Será una condición inexcusable en cualquier negociación. Nuestro patrimonio cultural e histórico merece respeto porque es una riqueza de todos”.

(Loarre, 27 de febrero) Las candidaturas del Partido Aragonés (PAR) al Congreso y al Senado por Huesca han visitado este martes el Castillo de Loarre, donde han conocido los nuevos proyectos de acondicionamiento del entorno, las obras de la carretera así como las diversas mejoras realizadas en los últimos años. Junto al monumento, la candidata al Congreso, Victoria Sanagustín ha reafirmado una de las apuestas electorales del PAR: la declaración del Castillo de Loarre y del monasterio de San Juan de la Peña como Patrimonio de la Humanidad. Para Sanagustín, “el Castillo de Loarre es una joya reconocida, que ha sido candidata por primera vez para que España la presente ante la UNESCO y sea declarada Patrimonio de la Humanidad. No superó esa primera selección, pero se garantiza proseguir en su candidatura y en un camino que no es fácil porque debe salvar muchos filtros. Pero sin duda lo merece y conseguirlo traería consigo un renombre que incrementaría la atracción turística, precisamente cuando hace falta elementos que permitan desestacionalizar el sector y en zonas como la Hoya pendientes de desarrollar su turismo. Por su parte, el enclave Monasterio de San Juan de la Peña, cuna de Aragón, ha sido puesto en valor con una fuerte inversión del Gobierno de Aragón y con la iniciativa directa de representantes del PAR. La labor ambiental, turística, de promoción sería redondeada con esta declaración. El Gobierno central tiene una parte importante, junto con el Consejo de Patrimonio, para conseguirlo. Trabajaremos con ese fin en Madrid”.

La visita ha servido también para realizar una reflexión sobre la importancia del patrimonio artístico e histórico altoaragonés, en el que se inscribe el litigio pendiente respecto a los bienes religiosos de la zona oriental. Victoria Sanagustín ha querido ser “rotunda, una vez más. Tenemos el compromiso de que todos los bienes, de las parroquias de la diócesis Barbastro-Monzón y de Sigena, retornen a Aragón. Defenderemos lo que es justo y lo que ha dicho la Justicia y por ese mismo motivo, seremos inflexibles, poniendo este asunto como condición en cualquier posible negociación. Las autoridades catalanas parecen decididas a derivar la cuestión a la vía política y civil. Es un error absoluto que aún pueden rectificar, pero si finalmente lo hacen, no nos vamos a quedar mirando”.

Otra de las cuestiones analizadas es el funcionamiento efectivo del Archivo de la Corona de Aragón, bloqueado -después de décadas a la espera- “porque ahora hay que dirimir qué documentos son propiamente catalanes y cuales, comunes con el resto de la antigua Corona. Debe existir altura de miras, acorde con el valor de este Archivo, uno de los mayores y mejores del mundo. Las cuestiones de identidad no pueden dilucidarse en torno a este asunto y no admitiremos una disolución”.

En cuanto a otras propuestas concretas, el PAR propone el traspaso total de los museos y archivos históricos provinciales, nuevas medidas fiscales y formas de financiación de la Cultura también en el ámbito de la rehabilitación de monumentos y, en especial, una “aplicación real del 1% cultural de las obras públicas, que en demasiadas ocasiones está siendo objeto de controversia y justas reclamaciones de los ayuntamientos. Ese 1 % es decisivo para recuperar cara al futuro, el abundante patrimonio histórico de nuestra tierra”.

Comentarios