Cartas al director: GRAN SCALA (letra pequeña)

Eduardo Marco Valle

Aunque la DGA parece empeñada en vendernos las maravillas de este “negocio redondo” para Aragón, gracias a que unos inversores “altruistas” van a venir a Monegros a “crear empleo y riqueza a cambio de nada”, yo no acabo de verlo claro. Y por eso me parece oportuno hacer lo que siempre nos han aconsejado: “leer la letra pequeña”. Ahora bien, eso no va a ser fácil, porque todavía no la conocemos. La conocerá, en todo caso, la DGA. De momento, lo que tenemos son dudas. Por ejemplo…

¿A qué se ha comprometido el Gobierno de Aragón con el grupo inversor ILD?. Parece que Aragón, de momento, lo pone todo: 150 Km. de autovía, una estación de AVE, inversiones en aeropuertos, infraestructura eléctrica, un caudal de 20 millones de m3 de agua al año… A todo esto, ILD habla de “futuros inversores”, pero todavía nadie ha aparecido para poner dinero sobre la mesa.

En economía se advierte del riesgo de los monocultivos. ¿Por qué hacer depender la economía monegrina de un “monocultivo” tan expuesto a vaivenes económicos?. De un monocultivo que, además, depende de capital extranjero que no dudará ni un instante en marcharse en cualquier momento y dejarnos sus casinos y parques de cartón-piedra y el ecosistema “hecho unos zorros”. ¿Qué está pasando en este mismo momento con la General Motors, que se plantea reducir 900 puestos de trabajo en la fábrica con mejor productividad del grupo?.

Dicen que con 14.000 millones van a hacer 72 hoteles, 32 casinos, 5 parques temáticos, campos de golf, plazas de toros, acuarios… ¿Cuánto cuesta un solo hotel en Las Vegas?. Pues las cuentas siguen sin salir. A no ser, eso sí, que el verdadero negocio sean los 20 millones de m2 de terreno agrícola que pasarán a ser urbanizables para construir en ellos zonas residenciales de… ¿Cuántos miles de viviendas?. Volvemos al ladrillo.

¿También se ha comprometido nuestro gobierno a disminuir la presión fiscal sobre el juego del 25 al 10 %? Yo creía que la política social consistía en reducir el IVA a los libros, las medicinas, los jóvenes emprendedores… y en cargar con tasas productos como tabaco, empresas contaminantes, juegos de azar... Pero debe ser que nuestro gobierno tiene otras prioridades

¡Ah!, ¿que además vamos a cambiar lo que haga falta la “Ley del juego de Aragón” para que puedan ponernos casinos “a tutiplén”?. ¡Pues se cambia!. Ahora bien, yo tenía entendido que no es muy democrático eso de legislar “a la carta”. Hoy es un grupo inversor, mañana un “holding”, al otro… ¿Y cuando pensamos en los ciudadanos de a pié?. Nosotros nos tenemos que amoldar a las leyes, no al revés.

¿Se ha planteado nuestro gobierno los efectos sociales y educativos de este megaproyecto?. Cada vez más educadores estamos viendo el peligro que va a suponer para niños y jóvenes estar expuestos a unos modelos y modos de vida que, ni son naturales, ni son positivos. La Educación para la salud y la Educación en Valores no son compatibles con el ocio vacío, el fomento de la ludopatía, el consumismo y el desarrollo insostenible, los grandes beneficios económicos para unos pocos y los contratos precarios para la mayoría.

¿Qué decir del medio ambiente?. Sorprende que cuando tradicionalmente los agricultores de la zona han reclamado agua para regar y cuando este mismo verano no está garantizado el riego, se les pueda garantizar a los de ILD una cantidad tan considerable y de forma continuada. ¿Esa era la “Nueva cultura del agua” de Marcelino Iglesias?. Parece que le gustan más los campos de golf, las grandes fuentes, los lagos artificiales, los delfines y los restaurantes subacuáticos…, que los campos de cereales o de arroz. El otro padrino, el Sr. Biel, lo mismo propone trasvasar desde el Mediterráneo que hacer diez líneas de metro en Zaragoza; y ahora nos sale con estas. ¡Seriedad con el dinero público, sres. del PSOE-PAR!.

Ahora bien, un político en el poder tiene que buscar soluciones a los problemas. Y en este caso, ¿qué han hecho hasta ahora para mejorar la situación de Monegros? ¿Qué alternativas económicas han puesto en marcha?. ¿Por qué no dedicar los millones que estaban dispuestos a aportar a Gran Scala a potenciar líneas de desarrollo ya presentes en la comarca?. ¡Hagan política y déjense de especular de una vez!.

Comentarios