Finaliza una atípica temporada de caza y da comienzo la de pesca

Eduardo Redol, pesca , agua , río, junio 07

Ha concluido una floja temporada de caza de jabalí, según los expertos, y comienza una temporada de pesca de la trucha en este mes de marzo que puede estar marcada por el caudal de los ríos y las condiciones para la practica de este deporte. Ambas actividades suponen uno de los activos más importantes del turismo en el Alto Aragón con un importante movimiento económico. En la provincia de Huesca se contabilizan más de 23.000 licencias de caza y unas 25.000 de pesca cada año. El Instituto Aragonés de Gestión Ambiental tramitó en 2006 unas 70.000 licencias para la practica de estas actividades.

En el caso de la caza del jabalí la temporada se califica de atípica ya que aunque la población era similar a la de años anteriores, algunos factores como la abundancia de comida o el clima seco han influido en un mayor reparto de zonas de los animales, como señalaba a Radio Huesca Digital, Agustín Peraita, experto en caza.

Aunque no se ha hablado de cifras, según los propios cazadores este año no se ha sobrepasado los 15.000 jabalís abatidos en la temporada que ha finalizado.

Ahora comienza la temporada de la pesca de la trucha. Aunque hasta el tercer domingo de marzo no se da oficialmente el pistoletazo de salida, los clubes Pescadores del Pirineo de Huesca y Mayencos de Jaca, como gestores de los cotos deportivos “Canal de Berdún” y “Río Aragón” en el Aragón y Mallos de Riglos en el río Gállego, han estado realizando durante la pasada semana la preparación de los citados escenarios de pesca con la suelta de abundantes truchas comunes en los dos primeros cotos y de trucha arco iris en el tercero para poder pescar desde este sábado 1 de marzo. También en Arguis se puede pescar desde hace algunas fechas que se abrió el embalse.

En estos momentos los caudales de los ríos son buenos, sin ser excesivos y las aguas bajan claras, aunque bastante frías. Lo que puede ocurrir este año a lo largo de la temporada dependerá mucho de las lluvias de primavera. El agua es lo que más preocupa a los gestores de los cotos deportivos.

Comentarios