El PAR impulsará las obras pendientes en toda la red de autovías y carreteras del Estado, “porque las comunicaciones son la mejor herramienta de progreso”

Los candidatos altoaragoneses del Partido Aragonés al Congreso y al Senado han visitado este viernes las obras de la A-23 en el enlace de Nueno, donde han presentado sus propuestas en materia de autovías y carreteras del Estado, “una red amplia y esencial para nuestra calidad de vida y desarrollo, como se demuestra por los efectos socioeconómicos que ha supuesto el tramo Huesca-Zaragoza de la A-23 o por las expectativas generadas actualmente en torno a la Huesca-Lérida”. Sin embargo, a su juicio “el Estado acumula un déficit inversor y de retraso administrativo. Han ido llegando las obras, es cierto, pero casi por inercia, sin la agilidad necesaria”.

Entre sus proyectos figuran concluir “en el menor plazo posible, la Pamplona-Huesca-Lérida que equivale a completar las autovías A-21, A-23 y A-22 por el Alto Aragón, además de sus tramos complementarios de carreteras como en el valle del Aragón o de autovías, como la variante Sur de Huesca que es decisiva para esta ciudad”. Igualmente han asignado prioridad al eje pirenaico “que es un obstáculo a las oportunidades de futuro de muchos aragoneses”; al desdoblamiento de la saturada N-II entre Fraga y Alfajarín, a la A-14 y a las mejoras en el trazado de la N-230 “determinante para la zona oriental”. Los avances para unas vías rápidas de Barbastro a Benabarre -“que nos enlace con el eje hacia Viella y Francia, complementario al Somport”- y de Fraga a Teruel y Cuenca por la N-211 también se reseñan en el programa del PAR.

Según Victoria Sanagustín, candidata al Congreso, “faltan mejoras fundamentales y existen nuevos proyectos que no pueden estar sometidos a un ritmo verdaderamente cansino. Vamos a aplicar nuestra capacidad política para evitarlo, mediante las garantías precisas de inversiones del Estado que reclamamos en el Compromiso por Aragón”.

La candidata incidió “en la trascendencia añadida de la mejora de las carreteras y autovías para la seguridad vial, un grave problema de toda España y que en el Alto Aragón tiene su expresión máxima en la N-240 y la N-II, entre otras”.

José María Abarca, candidato al Senado, ha explicado que las carreteras son también un ejemplo de la importancia de una Autonomía plena. “La situación de la A-21 es una muestra -ha expuesto-. Navarra tiene competencias sobre sus carreteras y tiene las obras adelantadas para llegar pronto al límite con Aragón. Aquí dependemos del Ministerio y los tramos aragoneses van con mucho retraso. También Aragón hizo los deberes en la Ribagorza al mejorar la comunicación de Graus a Campo y del Congosto a Benasque, mientras que el ministerio se retrasó y encontró mil problemas entre Barbastro y Benabarre o no ha tocado la zona del Congosto. Ahora Aragón se pone de nuevo en vanguardia con el proyecto RED”.

Comentarios