Ercros perdió en 2007 32,76 millones de euros

Ercros

El resultado consolidado del ejercicio 2007 ha sido de -32,76 millones de euros, frente a los 4,46 millones obtenidos el año pasado. Estos resultados se han visto significativamente influidos por las provisiones de 50,48 millones a cuenta del Plan de Mejora de la Eficiencia (PME) que está aplicando la compañía. Excluidos los efectos del plan, el resultado habría ascendido a 17,72 millones de euros.

La cifra de negocios alcanzó los 844,65 millones de euros y fue un 17,1% superior a la obtenida en 2006, lo que pone de manifiesto el fuerte dinamismo del mercado en 2007. Dejando de lado el incremento del 69,4% de la División de Química intermedia, que obedece al cambio de perímetro motivado por la adquisición de Derivados Forestales en mayo de 2006, y exceptuando Farmacia, todas las divisiones de la compañía han aumentado sus ventas de forma significativa. Química básica crece un 2,9%, que sería un 4,1% si tenemos en cuenta las mayores prestaciones internas en 2007 debido a la compra de Derivados Forestales. Plásticos crece un 4,9%; Alimentación animal, un 22,7%; Tratamiento de aguas, un 14,3%; y Emulsiones, un 14,6%. La excepción de Farmacia, que reduce su facturación en un 3%, viene explicada principalmente por los efectos de la persistente debilidad del dólar.

El ebitda ordinario (Representa el margen o resultado bruto de explotación de la empresa antes de deducir los intereses (carga financiera), las amortizaciones o depreciaciones y el Impuesto sobre Sociedades) ascendió a 51,81 millones de euros y el ebit ordinario a 10,92 millones.

La compañía ha provisionado 25 millones de euros para hacer frente a los costes por indemnizaciones derivadas del PME, entre los que se encuentran los trabajadores de Monzón, pero en el mismo se incluyen otros conceptos de distinto signo y elevado importe, que prácticamente se neutralizan entre sí.

Las previsiones para 2008 son de mantenimiento de las actuales tasas de crecimiento de ventas, particularmente en lo que se refiere a la primera mitad del año. Las expectativas para la segunda parte vienen condicionadas por la posible desaceleración del sector inmobiliario, pero también por el esperado aumento en las licitaciones de obra pública y en la construcción de viviendas de protección oficial, que deberían actuar como elementos compensadores. Por otra parte, existen indicios de moderación significativa en los precios de los aprovisionamientos, circunstancia que debería reforzar la mejora del margen de la compañía que ya comenzará a ponerse de manifiesto como consecuencia del PME.

Comentarios