El Peñas CAI Huesca naufraga en casa ante el colista Sabadell

Los peñistas han perdido dos partidos seguidos en su pista ante Muro y Sabadell y dando una pobre imagen. El resultado final de 53-54 también define que fue un encuentro lleno de fallos por parte de ambos conjuntos, pero fueron los catalanes los que al final salieron victoriosos. El segundo cuarto con 7 puntos y el cuarto con 5 puntos anotados por los de Jordi Balaguer dejan bien claro que el Peñas está pasando por un mal momento, tras haber conseguido una serie de victorias que hacía concebir unas expectativas sobre el equipo que se han roto con estas dos derrotas, si bien todavía los oscenses están en puesto de play-off por el título en octava posición.

El partido comenzó bien para los locales que fueron por delante siempre en el primer cuarto y parecía que el Sabadell no sería mucho rival y que habría que esperar cuantos minutos aguantaría cerca en el marcador. Al final de este cuarto el resultado fue de 22-17. Pero la historia no se escribió como todo el mundo esperaba, sino todo lo contrario, el Sabadell se empezó a crecer ante un Peñas que empezaba a dar muestras de flaqueza y con 7 puntos en este cuarto de los verdiblancos el resultado al descanso era de 29-35 tras un triple final de los de Miguel López Abril.

En la reanudación mejoraron las cosas y con un parcial de 19-9 el electrónico se quedó en 48-44. Parecía que el susto había pasado y que, a pesar de la falta de acierto local, la victoria se podía producir como mal menor. Pero el último cuarto fue lamentable de los dos con un 5-10 que lo dice todo. El Peñas iba ganando 51-44 a falta de 8’18” y de allí hasta el final todo fueron fallos.

Para colmo, en el último minuto Antonio Gómez hacía una falta de saque y le daba al Sabadell el balón con 53-54. Este se lo devolvía con otro error infantil que no supo aprovechar el equipo peñista que falló el último tiro que le hubiera dado el triunfo.

Desilusión y como decía Jordi Balaguer al final “se nos ha ido la magia” y añadía que “el equipo no juega cómodo en casa y juega con mucha ansiedad”. Hubo pitos desde la grada, algo que tampoco le gustó a Jordi Balaguer (aunque lo respeta) y que ahora tendrá que trabajar duro para recuperar al grupo de cara al choque del sábado que viene en Illescas, líder de la liga LEB- Plata.

Comentarios