Un Huesca de quitarse el sombrero vence al Conquense 4-2

El encuentro del Alcoraz puso de manifiesto la cantidad de cosas que pueden pasar en 90 minutos. Los azulgranas ganaban 2-0 a los 20’. Antes del descanso era expulsado Corona y el Huesca se quedaba con 10 jugadores. En un cuarto de hora en la segunda parte el Conquense empataba 2-2 y tres minutos más tarde el conjunto de Manolo Villanova se adelantaba de nuevo y con un penalti se cerró el 4-2 definitivo ante el delirio de una afición que llevó en volandas al equipo oscense. Roberto con tres goles fue el protagonista del encuentro.

Un partido de los de quitarse el sombrero del Huesca que volvió a demostrar que el que quiera ganarle lo tendrá que hacer perfecto y es que el Conquense se fue sin premio de Huesca después de hacer un buen encuentro.

Cuando a los 11’ marcaba Roberto y luego en el 20’ Rico, parecía que todo estaba hecho y que la victoria sería coser y cantar, pero no se contaba con el colegiado y la rigurosa expulsión de Corona en el 36’, por doble amonestación, que dejaba al Huesca con uno menos. Sacrificó Manolo Villanova a Lafita y entró Castán en el centro de la defensa. El Conquense empezó a reaccionar tras los dos primeros goles y los locales tuvieron que aguantar como podían hasta el descanso.

La salida del segundo periodo no mejoraron las cosas para los oscenses y poco a poco los visitantes se lo empezaron a creer. En el 53’ y en el 60 ‘ Martins empataba para el Conquense y el Huesca era el que estaba ahora noqueado. Posiblemente fue de lo peor de la temporada de los de Villanova que tuvo que dar entrada a Tito para tener un mayor control del balón.

La reacción llegó inmediatamente a base de un gran derroche físico y en inferioridad y con un Roberto sensacional que aprovechó un regalo visitante para marcar el 3-2. En ese momento apareció también la afición que espoleó más incluso a los jugadores haciéndoles superar todas las adversidad y en otra acción de ataque Ripa metía un balón entre líneas a Roberto que forzó el penalti del portero Sebas y que el mismo Roberto transformó en el 4-2 ante el delirio de la grada.

El Huesca no dio opción ya a su rival y consiguió tres puntos de oro por lo que significa eliminar a un rival más y seguir con la sensacional trayectoria en casa donde no se ha perdido ningún partido. Roberto fue cambiado y se llevó la mejor ovación que se recuerda desde hace mucho tiempo en el Alcoraz con todo el público puesto en pie. La dedicatoria a su hijo Raúl era lógica. Se llevó el balón y el cariño de una afición totalmente volcada con el madrileño.

El campo registraba la mejor entrada de la temporada con más de 3.000 seguidores que vibraron con el triunfo de un Huesca que se mantiene segundo y que después de los resultados de la jornada tiene ahora siete puntos de ventaja sobre el quinto. Ahora otra buena ocasión de seguir con la racha en el campo del colista, Peña Sport.

Comentarios