UAGA-COAG aboga por una gestión autonómica de los fondos provenientes de la nueva OCM del vino

La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, apoya una gestión autonómica de los fondos provenientes de la OCM mediante el desarrollo de programas propios, “sobres regionales”, ya que sólo así se podrán adaptar las medidas de apoyo a las distintas realidades y tener en cuenta toda la diversidad de nuestro sector vitivinícola.

La nueva OCM, aprobada en diciembre de 2007, tiene un presupuesto total de 1.300 millones de euros que se distribuye fundamentalmente en tres ejes: plan de arranque subvencionado, transferencias a las políticas de desarrollo rural y sobres nacionales gestionados por cada uno de los EE.MM para el desarrollo de diversas medidas de apoyo. Respecto a este último, Ministerio y organizaciones agrarias han iniciado ya el debate sobre el desarrollo estatal de la nueva OCM. Los máximos responsables en materia agraria de la Administración han planteado su apuesta por un único sobre nacional, que recoja medidas de apoyo iguales para todos los viticultores, independientemente de la región vitícola a la que pertenezcan.

“Consideramos que esta solución no es la más adecuada porque las necesidades de un agricultor en La Mancha no son las mismas que un viticultor de Aragón. Por lo tanto, las medidas de apoyo serían mucho más efectivas si se regionaliza su gestión ya que las CC.AA. son las que mejor conocen la realidad de las regiones vitivinícolas dentro del marco de sus competencias”, ha puntualizado Luís Javier Azcona, responsable del sector vitivinícola de UAGA-COAG.

Dentro del paquete de medidas que la U.E. autoriza poner en marcha a los EE.MM, UAGA-COAG aboga por el desarrollo, en mayor o menor medida y dentro de los “sobres regionales”, de las concernientes a la reestructuración y reconversión del viñedo, promoción en terceros países y dentro del propio mercado comunitario, el 70% de nuestras exportaciones tienen como destino países de la UE, vendimia en verde, destilaciones de subproductos, destilación de alcohol para usos de boca, destilación de crisis y utilización de mosto de uva concentrado.

“Medidas en las que el Ministerio debe priorizar al agricultor profesional para asegurar la viabilidad de las explotaciones familiares vitícolas, que son las que son las que más están sufriendo la crisis de precios de la uva y el aumento de los costes” ha argumentado Luís Javier Azcona.

En este sentido, en el capítulo dedicado al arranque subvencionado, UAGA-COAG exigirá al nuevo Gobierno una priorización de las peticiones realizadas por agricultores a título principal para favorecer la eliminación del mercado de aquellos viñedos menos competitivos, en el caso de que la petición de arranque sea parcial, o para garantizar un retiro digno a aquellos que soliciten un arranque del 100% ante la ausencia de relevo generacional en su explotación.

Comentarios