CHA reclama 20.000 millones de euros por la "deuda histórica" con Aragón

Los candidatos al Congreso Eduardo Pueyo y Salvador Ariste, han participado en un acto simbólico en la puerta de la Delegación de Hacienda en Huesca para reclamar la “deuda histórica”. Eduardo Pueyo, candidato nº1 al Congreso por el Alto Aragón, ha explicado que “por Deuda Histórica debe entenderse el concepto político que comprende aquellos déficits (tanto relativos a la financiación como a las infraestructuras, e incluso otros de carácter político, con sus consecuencias en el territorio y en la sociedad misma) detectados desde una nacionalidad de la periferia interior como Aragón, cuyo reconocimiento y pago debe exigirse a los poderes centrales del Estado”.

Los criterios que Pueyo ha utilizado para definir y cuantificar la Deuda Histórica con Aragón son los siguientes: Injusta exclusión durante décadas del Objetivo 1 de los Fondos Europeos por perversidad estadística (la muy baja densidad demográfica de Aragón provoca unas ratios elevadas de riqueza per cápita).

Exclusión injustificada que ha sufrido Aragón durante décadas del Fondo de Compensación Interterritorial.

Transferencia de servicios con dotación insuficiente a lo largo del proceso autonómico (sanidad, educación, servicios sociales, Justicia....).

Déficit de inversiones en infraestructuras a lo largo de décadas que ha contribuido a desvertebrar el territorio aragonés, valorando el coste de expectativas.

Deuda tributaria generada por la merma de ingresos autonómicos por decisiones unilaterales del Gobierno Central y que deberían haber sido compensadas según la disposición adicional 2ª del Estatuto de Aragón en vigor desde 1982. Esta deuda no ha sido atendida por ningún Gobierno Central y hoy se encuentra en los tribunales.

Expolio o explotación de materias primas que ha sufrido Aragón en beneficio de otros territorios o el impacto territorial, social y ambiental de determinadas obras hidráulicas o energéticas que se impusieron sin las correspondientes restituciones.

Consecuencias sociales, económicas y territoriales del modelo de desarrollo desvertebrador impuesto por los sucesivos poderes centrales del Estado, en el que se sacrificaban a los territorios de interior como Aragón para favorecer el desarrollo en la periferia.

“A nuestro juicio, todo eso ha generado una deuda del Estado para con Aragón que desde Chunta Aragonesista entendemos que debería cuantificarse y exigirse ante Madrid su reconocimiento y pago, por nuestra parte, estimamos que dicha deuda superaría los 20.000 millones de euros, lo que supone hablando en términos exclusivamente comparativos, hablar de una cifra equivalente al Presupuesto de cuatro años”, ha declarado Pueyo.

Comentarios