Se destina 156.715,15 euros a ayuda humanitaria y de emergencia a Bolivia y Ecuador

El Departamento de Servicios Sociales y Familia, a través de la Dirección General de Inmigración y Cooperación al Desarrollo, ha aprobado una ayuda humanitaria y de emergencia de 156.715,15 euros con destino a las zonas afectadas por las inundaciones que se han registrado en Bolivia y Ecuador. Esta ayuda ha sido coordinada en el seno del Comité Autonómico de Emergencias.

Desde noviembre de 2007, unas lluvias prolongadas y torrenciales han provocado el incremento de los caudales de los principales ríos de Bolivia, lo que ha causado inundaciones en las regiones del este y norte del país. Así, a través del Movimiento para la Paz, el Desarme y la Libertad (MPDL) que cuenta con personal desplazado en la zona-, el Gobierno de Aragón ha aprobado una ayuda para la distribución de alimentos que cubran las necesidades básicas de unas 500 familias damnificadas por las inundaciones en el departamento de Santa Cruz.

 

Asimismo, el Departamento de Servicios Sociales y Familia colabora con el proyecto de mejora de la calidad educativa para niños y jóvenes que desarrolla la Fundación Proclade en el departamento boliviano de Beni, que también se ha visto afectado por las inundaciones. La ayuda que concede el Gobierno de Aragón se destinará a la compra de comida, medicinas, mantas y zapatos para unas 80 familias de esta zona.

 

El Gobierno de Aragón también ha destinado una ayuda a la provincia boliviana de Iturralde, con la que Medicus Mundi desarrollará labores de fumigación, alimentación, de accesos camineros y sistemas de agua, para reparar los daños provocados por las lluvias.

 

En Ecuador, las ayudas se centran en las provincias de Manabí y Los Ríos, para las que la Asociación Huauquipura adquirirá y distribuirá canastas básicas y potabilizadoras de agua.

En la normativa que regula la Cooperación al Desarrollo y la Solidaridad con el Tercer Mundo se establece que en el capítulo humanitario tendrán cabida las ayudas que con carácter de urgencia se demandasen por motivos de catástrofes naturales o calamidades de cualquier naturaleza, como guerras, epidemias, inundaciones, tempestades, sequía, desabastecimiento de materias primas esenciales.

Comentarios