Luisa Mª Noeno espera "cubrir las necesidades" del Hospital de Barbastro "a toda velocidad"

Las posibles soluciones a las largas listas de espera registradas en el Hospital de Barbastro están siendo estudiadas por el Departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón, tal y como afirmaba en la Ciudad del Vero su consejera, Luis María Noeno. La falta de especialistas es el principal problema, y la ampliación del hospital, con la presentación de la nueva UCI, conlleva una ampliación de plantilla. Noeno declaraba que “se está trabajando con los especialistas para variar la organización y cubrir las necesidades”.

Uno de los problemas añadidos a las actuales listas de espera del hospital, es la jubilación de uno de los cardiólogos que actualmente ejerce su profesión en la capital del Somontano. Noeno señalaba que, como en todos los casos de este tipo, se están captando nuevos médicos “a toda velocidad”.

Otra de las especialidades médicas que cuentan con déficit de profesionales en estos momentos es la de traumatología, ya que una de las médicos se encuentra de baja maternal, y su marido, también traumatólogo en Barbastro, está haciendo su correspondiente tiempo de conciliación familiar. Noeno explicaba que “casualmente, ambas cuestiones se han juntado, y es un estado circunstancial”. De todos modos, desde la consejería de Sanidad se está trabajando en suplir dichas vacantes, que actualmente son seis: cuatro antiguas, y dos procedentes de la ampliación de plantilla: una de traumatología, y otra para la sección de rehabilitación.

Noeno destacaba que el pasado año fue “un año complicado”, porque el Hospital de Barbastro no dispuso de todo el bloque inaugurado hace unos meses como la segunda fase de las obras. Por ello, este 2008 “se ha comenzado con una gran lista de espera, que se irá solventando”. Además, señala que algunos especialistas quirúrgicos han decidido no trabajar las llamadas “peonadas”, que consisten en ampliar su horario a cambio de una incremento de sueldo. Por ello, desde la consejería se está aprovechando ese dinero para pagar a especialistas que sí estén dispuestos a desarrollar esta labor. Actualmente, y según la consejera, los pacientes cuentan con dos opciones para atajar las listas de espera: acudir a intervenirse en clínicas privadas concertadas, o acudir al Hospital de San Jorge, donde algunos especialistas se han ofrecido a realizar estas “peonadas” de manera voluntaria.

Comentarios