Las quejas sobre educación, sanidad y medio ambiente son las que se envían con más frecuencia al Justicia de Aragón

Según Fernando García Vicente, Justicia de Aragón, tres son las cuestiones que más preocupan a los aragoneses en lo referente a las actuaciones administrativas: la educación, la sanidad y el medio ambiente, y para buscar posibles soluciones a sus problemas con la administración, acuden a la figura del defensor del pueblo aragonés. De cada 12.000 quejas que se reciben, alrededor de 600 hacen referencia a estos tres temas, y los que más se quejan son los funcionarios, que ven en esta institución una vía rápida, gratis y eficaz de solucionar los problemas con la administración.

Sólo en la provincia de Huesca se ha tramitado un número importante de quejas: 197, algunas más que en el pasado año. Las cuestiones que los oscenses más plantean ante el Justicia son las tres anteriormente citadas, aunque igualmente se encuentran temas específicos en algunos sitios. La función de esta institución es, como explica García Vicente, “ser amigos de los ayuntamientos y de las diputaciones, pero sobre todo, de los ciudadanos”.

En lo que a educación respecta, como explica García Vicente, “antes los padres se quejaban de que sus hijos no podían acudir al colegio que ellos elegían, y gracias a la colaboración entre la DGA y el Justicia, se ha mejorado el sistema educativo considerablemente”. De hecho, según García Vicente, “ahora es el gobierno el que acude a esta institución en busca de mejoras para el sistema”.

Otro de los temas en los que se trabaja habitualmente desde esta institución es el de la sanidad, donde, según el Justicia, en Aragón existe “una buena sanidad, con buenos profesionales, pero con gran carencia de medios”. Como afirma García Vicente, “se debería plantear si hay un problema de administración, y cómo obtener recursos para obtener más soluciones”.

Cualquier ciudadano de Aragón puede enviar sus quejas sobre la administración al Justicia, y lo puede hacer a través de la página web www.justiciadearagon.es, por carta, o bien presentándose en las distintas sedes de Zaragoza, Huesca y Teruel. La persona que envíe su queja ha de identificarse, aunque la institución nunca se revela el nombre. Una vez que el Justicia conoce la queja del ciudadano, comienza a trabajar en el asunto.

Comentarios