La procesión del Santo Entierro atrae a centenares de oscenses

Centenares de oscenses disfrutaban este Viernes Santo de la procesión del Santo Entierro por las calles de la ciudad, a pesar de que la jornada era fría y el viento intenso. La lluvia respetó la procesión, que lucía especialmente en la oscuridad porque, al ser la Semana Santa en marzo, el atardecer caía durante el recorrido de los pasos, los costaleros y los penitentes. En la jornada de este Sábado Santo, el Cristo Yacente es adorado en el Altar Mayor de Santo Domingo hasta las 2 de la tarde. De nuevo todas las iglesias contarán con celebraciones de la Vigilia Pascual, en horarios que van desde las 10 de la noche hasta las once. Ya el domingo, se celebrará la festividad del Domingo de Pascua.

Los 19 pasos procesionales iniciaban la marcha con puntualidad, acompañados de sus cofradías y de otros personajes bíblicos como hebreas, sibilas y profetas. En total, se calcula que participaban unas 2.000 personas.

La suspensión de la procesión del Santo Entierro en 2007 retrasaba la contemplación de algunos trabajos de restauración hasta este año. Por una parte, la restauración del paso del Calvario, obra de Tomás Marqués, en cuyas filas procesiona la cofradía del Santo Cristo de los Milagros y San Lorenzo Mártir.

Además, también se veía por primera vez la restauración de la Peana del Cristo del Perdón, que construyó Vicente Vallés Valle, artista que falleció el pasado mes de agosto. En la restauración de esta peana se hicieron algunas mejoras que facilitan su porte por parte de los costaleros que van en el interior. Se reubicaron algunos travesaños en la estructura interior y se modificó el cableado, con lo que los costaleros ganan en espacio y en comodidad. Dos cofrades del Cristo del Perdón portarán dos faroles mudéjares también nuevos.

La cara de la Virgen Dolorosa también cuenta con una pequeña restauración. Se han cambiado las lágrimas, puesto que algunas se habían perdido y otras estaban estropeadas. Son pequeñas gotas de silicona.

Igualmente, en esta procesión, se podían ver las nuevas coronas que llevarán en sus cabezas las jóvenes Sibilas, doce en total. Y también portaban caspas nuevas los romanos hacheros. Se trata de un grupo formado por  un cabo, doce soldados y un tambor que constituyen el grupo de soldados romanos hacheros, también conocidos como Velites.

Localia Huesca retransmitía en directo esta procesión.

Comentarios