Torreciudad supera los 15.000 visitantes en Semana Santa

El Santuario de Torreciudad ha recibido más de 15.000 visitantes durante las jornadas del miércoles a Domingo de Resurrección, con el viernes y sábado como días de mayor afluencia de público al alcanzar los 5.000 peregrinos cada día. Desde la Oficina de Información, señalan que son cifras provisionales, a la espera del transcurso de este lunes, como último día festivo de las vacaciones de Semana Santa en algunas comunidades, para hacer un balance final. Responsables de la oficina indican que, este año, se ha notado cierto repunte en el número de turistas respecto a 2006.

Un año más, los grupos familiares, en su mayoría procedentes de las comunidades de Aragón, Cataluña, Madrid y País Vasco, seguido de grupos de jóvenes de todo el país, ha sido el perfil de visitante más característico. La gran mayoría de estas familias eligen la zona para pasar los días festivos por tres motivos fundamentales; los oficios de Torreciudad, las excursiones por el Pirineo y alrededores, y la tranquilidad del territorio.

Paralelamente, cerca de un millar de chicos y chicas han pasado cinco días de convivencia en torno al santuario, alojados en albergues y establecimientos hoteleros de las localidades de El Grado, Barbastro y Campo, para participar en el ENJUVE (encuentro nacional juvenil) a través de competiciones deportivas, campos de trabajo y jornadas sociales.

Los oficios del santuario acogieron además, por segundo año consecutivo, un concierto extraordinario de música sacra, al que asistieron unas cuatrocientas personas durante la tarde del Sábado Santo. Se estrenaba la obra musical Stabat Mater del compositor Agustín Lázaro, con la intervención de la Coral Oscense y la organista Maite Aranzabal, dirigidos por Conrado Betrán.

Durante las celebraciones litúrgicas del Triduo Pascual, presididas por el rector de Torreciudad junto a una treintena de presbíteros, participaron alrededor de 7.000 fieles que abarrotaron el interior del templo mariano. La última ceremonia solemne tuvo lugar la noche del sábado con la celebración de la Vigilia Pascual. La Coral Oscense dirigida por Conrado Betrán se encargó de solemnizar las tres ceremonias más importantes, interpretando piezas musicales sacras en castellano y latín acompañadas de la organista titular del santuario, Maite Aranzabal.

Comentarios