La cárcel será derribada en abril

Unos carteles de la empresa que se encargará del derribo de la cárcel de Huesca ya son visibles en la fachada del edificio. Después de declarar desierto en dos ocasiones el concurso para la compra del solar que en la actualidad ocupa este inmueble, ahora la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios ha adjudicado dicho derribo a Construcciones y Desmontes Ribera Navarra. La empresa contempla comenzar con los trabajos en la segunda quincena de abril.

Desde el pasado miércoles ya son visibles los carteles de esta empresa en la fachada de la antigua cárcel, anunciando el derribo del inmueble, derribo tras el cual estaba previsto comenzara la edificación de viviendas, un proceso que no será culminando en tanto en cuanto la Dirección de Patrimonio del Estado consiga adjudicar el solar a una promotora de viviendas.

De hecho el solar quedaba desierto por primera vez en junio de 2007 cuando salió a subasta con un precio de 11 millones de euros; en septiembre el solar partía con un presupuesto base de licitación de 8.834.306 euros, pero tampoco se recibían ofertas. Después de estos dos intentos fallidos, el alcalde de Huesca, Fernando Elboj, solicitaba a la Dirección de Patrimonio del Estado que el Ministerio de Justicia se hiciera cargo de la demolición de la antigua cárcel de Huesca, unos trabajos que está previsto se inicien de manera inminente.

En el terreno que ahora ocupa la antigua cárcel hay planificadas alrededor de 200 viviendas, todas ellas libres. Además, se proyectaban locales comerciales, que pasarían a ser propiedad municipal, virtud al convenio urbanístico que en su día firmó el Ayuntamiento y el Ministerio. Allí deberá ubicarse el Centro de Salud del Perpetuo Socorro y varios espacios se destinarán a usos socio-administrativos, y para algunas de las asociaciones de discapacitados de la ciudad.

El antiguo centro penitenciario, cerrado desde que se abriera la cárcel de Zuera, se asienta en una parcela de más de 8.000 metros cuadrados que, según se ha proyectado, será transformada en viviendas y zona verde. Según el Plan General de Ordenación Urbana, esta última será más de un tercio del total del solar.

La superficie edificable fijada es de 17.500 metros cuadrados, o lo que es lo mismo, unos 200 pisos. Los bajos, con unos 3.000 metros cuadrados, pasarán íntegramente a ser propiedad del Consistorio. De hecho ya tienen destino, ya que la Consejería de Salud quiere ubicar allí un nuevo Centro de Atención Primaria y cerrar el que actualmente está en marcha en el Perpetuo Socorro, ya que el local en el que se encuentra se ha quedado pequeño desde hace tiempo.

En su día la Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, el Colegio de Arquitectos de Aragón y Chunta Aragonesista mostraron su interés por la conservación de este edificio y su reutilización para fines sociales y culturales, una propuesta que fue desestimada.

Comentarios