La adversa climatología no impide la celebración de la romería al monasterio de "El Pueyo"

Las localidades de Barbastro y Berbegal han iniciado el periodo de romerías al Monasterio de "El Pueyo". El fuerte viento no ha impedido que numerosos fieles participaran en los actos programados: procesión, Santa Misa y refrigerio para todos los asistentes. Los alcaldes de Barbastro y Berbegal, Antonio Cosculluela y Miguel Ángel Puyuelo, y el presidente de la Comarca de Somontano, Jaime Facerías, junto con los párrocos de Barbastro y Berbegal, han asistido como cada año a esta tradición que data del año 1101. Más de cincuenta pueblos continúan con esta tradición que ha comenzado y que continuará hasta el próximo mes de mayo.

El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, ha señalado que es una tradición que se conserva desde hace muchos años y que marca el inicio de este periodo de romerías en el que una cincuentena de pueblos van en procesión hasta el Monasterio de “El Pueyo”.

Miguel Ángel Puyuelo, alcalde de Berbegal, ha destacado que se mantiene esta tradición a pesar de la adversa climatología en esta jornada. Puyuelo ha indicado que a partir de ahora más de cincuenta localidades de la Comarca del Somontano organizan sus romerías al monasterio de “El Pueyo”.

El presidente de la Comarca de Somontano, Jaime Facerías, ha explicado que la romería al monasterio de “El Pueyo” es un “día muy importante ya que son muchas las localidades del Somontano que a partir de ahora dirigen sus romerías a este santuario”.

El delegado de patrimonio de la Diócesis de Barbastro-Monzón, Enrique Calvera, ha indicado que con esta romería termina la Semana Santa con un acto de veneración a la Virgen. Calvera ha manifestado que para los “barbastrenses subir al Pueyo tiene un encanto especial” puesto que el objetivo es “felicitar a la Virgen por la Resurrección de su hijo y compartir con ella nuestra alegría”.

La tradición de las romerías comenzó cuando al pastor Balandrán, que se encontraba en el Monasterio, se le apareció la Virgen María y bajó a la ciudad de Barbastro a comunicarlo. Los barbastrenses en un principio dudaban de las explicaciones del pastor Balandrán pero una marca en el rostro del pastor confirmaba la aparición de la Virgen. La localidad de Antillón hace más de ochocientos años que se desplaza al Monasterio para celebrar su romería. Han comenzado el periodo de romerías Barbastro y Berbegal, luego sigue Morilla, localidad natal de San Balandrán, y continúan el resto de los pueblos del Somontano.

Comentarios