Pedro Zarraluki destaca que "los únicos premios literarios limpios son los institucionales"

Ramón Acín y Pedro Zarraluki

El escritor, Pedro Zarraluki, (Barcelona 1954), que participa en distintos encuentros durante estos días en la provincia de Huesca con jóvenes de los institutos de educación secundaria de Tamarite y Binéfar, y con el club de la lectura de adultos de Monzón, en el programa “invitación a la lectura” que promueve el Gobierno de Aragón, ha asegurado, en el transcurso de una visita a Bodega Enate, que “los únicos premios literarios limpios son los institucionales”

Zalarruki, que ganaba el Nadal en el año 2005 con la novela “Un encargo difícil” que trata sobre la guerra civil española, ha destacado que “las guerras son escenarios literariamente maravillosos, aunque en la realidad son momentos muy difíciles para las personas que las sufren. Es un terreno muy abonado para la literatura y mucho más una guerra civil como la nuestra que es la peor de todas”.

Pedro Zarraluki, ganador del premio Herralde con “la historia del silencio” en 1994, premio ciudad de Barcelona con “el responsable de las ranas” en 1990, y premio Nadal en 2005 con la novela “Un encargo difícil”, entre otros premios y galardones, está ultimando los detalles de su próxima novela. Zarraluki es uno de los socios del café Salambó que desde el año 2000 concede un galardón literario en lengua castellana y catalana al mejor libro de narrativa publicado en España durante el año anterior. Está convocado por el club cultura de la Fnac y el café Salambó de Barcelona, con la colaboración del ayuntamiento de Barcelona. El premio, sin dotación económica, es otorgado por la votación de un jurado formado por quince escritores de prestigio, pertenecientes a la diversas generaciones y tendencias del panorama literario de España e Hispanoamérica. El “premio Salambó” tiene la peculiaridad de ser el único premio de narrativa de España cuyo ganador es decidido por los propios autores.

Comentarios