El Estado registró hasta febrero un superávit de 9.381 millones de euros, el 0,84% del PIB

El Estado registró hasta febrero un superávit de 9.381 millones de euros en términos de contabilidad nacional, lo que equivale al 0,84% del PIB, frente a los 12.948 millones obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior, según los datos de ejecución presupuestaria que ha adelantado el Secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña.

Los 9.381 millones de euros de superávit son el resultado de unos recursos no financieros del Estado que ascendieron, hasta febrero, a 31.338 millones de euros, y de unos empleos no financieros que se elevaron a 21.957 millones.

En términos de caja, una metodología contable en la que se anotan los ingresos y pagos que efectivamente se han realizado durante ese periodo, el Estado alcanzó en los dos primeros meses del año un superávit de 3.831 millones de euros, frente a los 6.231 millones obtenidos en el mismo periodo de 2007.

El superávit obtenido se mantiene a un nivel elevado aunque disminuye ligeramente respecto al de 2007, como consecuencia del impacto en la economía de la ralentización del sector inmobiliario y el alto precio del crudo. No obstante, los dos primeros meses del año no son un periodo de tiempo suficiente para saber si esta tendencia se mantendrá a lo largo del año.

Ingresos no financieros

En las cifras de ingresos no financieros se aportan datos tanto del Estado como de las entregas a cuenta de las Administraciones Territoriales (CC.AA. y Corporaciones Locales). La cifra de recaudación total, incluyendo los datos del conjunto de las Administraciones, permite hacer un análisis más completo.

La recaudación neta ascendió a 40.640 millones de euros, un 1,2% más que en 2007. Los impuestos directos se elevaron hasta los 18.505 millones de euros, un 10,5% más. El IRPF crece un 9,5% gracias a los ingresos obtenidos por retenciones del trabajo; en el Impuesto de Sociedades, la tasa de crecimiento es de un 25,2% debido al incremento de las retenciones de capital, entre otros.

Los ingresos por impuestos indirectos alcanzaron los 20.781 millones de euros, un 6,1% menos que en 2007. En el lVA la recaudación se elevó hasta los 16.924 millones de euros, un 8,2% menos en comparación al ejercicio anterior. Este descenso se debe a la disminución de los ingresos brutos ligados fundamentalmente al sector de la construcción y al aumento de las devoluciones.

Asimismo, los impuestos especiales se elevaron hasta los 3.333 millones de euros, creciendo un 5,6%. De este capítulo destaca la recaudación del Impuesto sobre las Labores del Tabaco, que aumenta un 18,3%, mientras que la recaudación del Impuesto sobre Hidrocarburos tiene un descenso del 2,2%, por el menor consumo debido al encarecimiento del crudo en los últimos meses.

Pagos no financieros

Por lo que se refiere a los pagos no financieros, éstos representaron un total de 27.803 millones de euros, con un aumento interanual del 7,7%.

Los gastos financieros ascendieron a 6.401 millones de euros, cifra que representa un aumento del 12,6%, como consecuencia del diferente calendario de vencimiento en los intereses de la deuda.

Comentarios