La Ordenanza de Convivencia Ciudadana de Monzón será informada para su aprobación en pleno

La Comisión Informativa de Participación Ciudadana abordará este jueves la aprobación inicial de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana que actualiza y dota de mayor contenido y “campo de vigilancia” a la Ordenanza de Buen Gobierno de 1985. La titular del área, Mercedes Álvaro, elaboró el borrador tras mantener reuniones con los partidos políticos del Ayuntamiento y las Asociaciones de Vecinos. Como resumen del trabajo realizado, declaró: “El objetivo que nos planteamos fue la definición de las normas básicas de convivencia entre las personas en el ámbito público y de respeto a los bienes muebles e inmuebles, tanto municipales como privados, y establecer un cuadro de sanciones. Así, la Ordenanza regula asuntos relacionados con la falta de civismo y solidaridad que muchas veces, por ser “temas de importancia menor”, quedan lejos de los Códigos Civil y Penal”.

La Ordenanza abarca un gran números de supuestos: pintar grafitis, destrozar el mobiliario urbano o los árboles, el fenómeno del “botellón”, no hacer buen uso de un local cedido por el Ayuntamiento, celebrar una fiesta con repercusión sonora o visual en el exterior de la propiedad privada, regar las macetas o tender la ropa con perjuicio para un tercero y, en fin, cualquier acto de gamberrismo. El texto establece multas económicas que en muchos casos se podrán permutar por trabajos para la comunidad.

Álvaro añadió: “Las normas básicas de mutuo respeto de las personas y buen trato de los bienes públicos y los ajenos son inherentes a la sociedad. Los comportamientos antisociales deben conllevar un cargo. El Ayuntamiento tiene potestad para aprobar la Ordenanza y aplicar las sanciones que recoja. En definitiva, se trata de procurarnos una vida mejor, de que nadie se sienta indefenso ante un comportamiento manifiestamente antisocial”.

Comentarios