Vista para sentencia la demanda de Javier Hernando contra Bermúdez de Castro, Alós y García Carpintero

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de Huesca era el escenario de la vista oral del juicio por la demanda que presentó en su día Javier Hernando, Jefe de Recursos Humano de Grhusa, contra los concejales del Partido Popular en el Ayuntamiento de Huesca Roberto Bermúdez de Casto y Ana Alós y contra la responsable provincial de Comisiones Obreras, Arancha García Carpintero.

Los tres fueron demandados en su día por el jefe de personal de la empresa Gestión de Residuos Huesca (GRHUSA), Francisco Javier Hernando, quién considera que los acusados han vulnerado su derecho al honor. Hernando ha recordado que él era el primero que no quería que se llegara a celebrar el juicio, pero ni los concejales del PP, ni la responsable de CCOO se retractaron de sus declaraciones.

Los concejales del PP no han querido realizar declaraciones tras la vista, aunque sí han destacado las conclusiones del Fiscal. Siempre según los populares, en dicho informe se venía a criticar el proceso de selección que se llevó a cabo para la contratación de Javier Hernando.

Por su parte, Arantxa García Carpintero se reafirma en lo que le ha llevado a comparecer ante el juez.

Tras la vista, el juez deberá dictar sentencia, aunque Javier Hernando cree que el caso terminará en instancias judiciales más altas vía recurso.

Todo pendiente, pues, de la decisión del juez, la cual se espera se haga pública en el plazo de 20 días, aunque Arantxa García Carpintero declaró en su día, que diga lo que diga el juez, la gestión de Grhusa fue inadecuada, una verdad que piensa seguir defendiendo.

Recordemos que la demanda presentada el 17 de mayo de 2007 por Hernando por la vía civil exige una compensación económica de 30.000 euros por vulneración de su derecho al honor. Está prevista la comparecencia ante el juez tanto de los imputados, Bermúdez de Castro, Alós y García Carpintero, como del demandante, Hernando; en la audiencia previa del caso, el juez desestimó cualquier otra prueba.

El conflicto se debe a que Bermúdez de Castro, Alós y García Carpintero habían denunciado que la contratación de Hernando, antiguo sindicalista de UGT-Huesca, se realizó sin tener en cuenta los criterios de mérito e igualdad. La militancia sindical del demandante coincide con la del entonces presidente de GRHUSA, Germán Sanromán.

Comentarios