La ley del péndulo

Luis Laiglesia

La sociedad española está instalada en los últimos tiempos en un efecto pendular que viene a poner de manifiesto el grado de madurez de la misma. Tras el asesinato de la niña Mari Luz y la chapuza destapada en la justicia y su sistema de funcionamiento ya ha habido quien se ha aventurado a pedir una reforma de la ley, cuando el problema de este caso estriba en la incapacidad de jueces y fiscales en hacer cumplir una sentencia firme.

Ahora en Cataluña se pide agua. El área metropolitana de Barcelona ha crecido demasiado y de pronto se han dado cuenta que falta agua. Solución: trasvasar de la cuenca del Ebro a la del Llobregat.

No digo yo que no haya que solucionar el mal funcionamiento de la Justicia y comenzar a pedir responsabilidades a sus más altas instancias. No digo yo tampoco que no haya que atender las necesidades de agua de boca de una zona que ha crecido de manera insostenible, pero las soluciones a estos problemas no pueden ser fruto del calentón del momento y hay que buscarlas con la coherencia y el asesoramiento técnico necesario y en el momento más apropiado, que no es éste. A ello me refiero con ese movimiento pendular que titula este comentario.

Por hablar del asunto del trasvase propuesto por los catalanes, que es lo que más nos puede afectar, lo puesto sobre la mesa por la Generalitat, o es una forma de salvar la cara ante sus electores o no se comprende.

Un experto en materia hidráulica me dice que captar aguas del Segre para llevarlas a Barcelona no es viable porque no hay una regulación en la cuenca cedente, ni siquiera existe un azud y que hay soluciones más viables como la que parece que se va a acabar imponiendo de comprar agua a los regantes.

No sé lo que pensarán los catalanes de su gobierno, a mí, lo cierto, es que me ha defraudado. Siempre hemos dicho de los gobiernos de nuestros vecinos que son prácticos, que van todos a una, que son serios y que consiguen lo que se proponen.

Mucho me temo que los hayamos sobrevalorado a tenor de lo que hemos podido conocer en las últimas horas, porque lo del trasvase del Segre es, sin querer ser hiriente, una ocurrencia para un problema grave que tiene Cataluña por no ordenar su territorio, y con ocurrencias no se solucionan este tipo de asuntos.

Comentarios