Inauguración de la restauración de la ermita de San Martín de Morrano

Representantes del ayuntamiento de Bierge, el Vicario del obispado de Huesca, José Antonio Satué, el presidente del CEDER Somontano, Mariano Altemir, y vecinos de las localidades de Pedruel, Morrano y Rodellar, que históricamente acudían a esta ermita, van a participar este martes en el acto de inauguración de la restauración de la ermita de San Martín de Morrano. Este proyecto se encuentra enmarcado en la línea de valorización del patrimonio cultural y arquitectónico en la que está trabajando el Centro de Desarrollo del Somontano. La recuperación de esta ermita supone la consolidación de un bien patrimonial que sufría un importante deterioro, situada en un entorno de gran belleza y en una ruta senderista muy visitada, incluida en la red de senderos señalizados del Somontano y la Sierra de Guara.

La ermita de San Martín del Alcanadre está ubicada en la margen derecha del río Alcanadre, en el paraje conocido como la Peonera, en pleno Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, dentro del término municipal de Bierge. Está adosada al pie y al abrigo de una gran pared natural extraplomada de caliza, junto a una cueva que parece tener un carácter eremítico.

La ermita, quizá de origen anterior, sufrió una importante reforma en el siglo XVII, siendo rector de Rodellar Mosén Pedro Aguilar, tal y como reza una inscripción pintada en el interior del templo, y quizá por encargo de la Familia de los Castro, a juzgar por el escudo dibujado en el ábside, en el interior de dicha ermita. Se trata de un templo de escasas dimensiones, de planta rectangular con testero recto, cubierto con bóveda de cañón. El acceso al interior se hace mediante una puerta abierta en el muro sur cobijada bajo un pequeño atrio formado por tres arcos de medio punto.

Contrasta la sobriedad exterior con el despliegue de ilusionismo interior. Las paredes y la bóveda del interior de la ermita están cubiertos por arquitecturas fingidas muy características del periodo en el que se inscribe, realizadas a base de elementos decorativos dibujados, tales como casetones, sillares, arcos y ajedrezados entre otros. Además, un dintorno festoneado recorre la línea de imposta de la bóveda con una inscripción escrita en latín alusiva al santo titular de la ermita, San Martín: “Los discípulos dijeron a Beato Martín:- Padre, ¿por qué nos dejas? ¿Para quién nos abandonas en la desolación. Lobos y rapaces van a invadir tu rebaño”.

En la actualidad, el templete presentaba diversas patologías y la restauración ha permitido reparar la bóveda y la cubierta, reconstruir los faldones de la cubierta, reponer y consolidar los materiales del atrio y del resto de la construcción, así como realizar un sistema que evite el acceso de las cabras a la cubierta.

Las labores de la restauración completa se han llevado acabo en dos fases: una mediante una subvención concedida por el Servicio de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, y otra fase con cargo a los fondos de la iniciativa europea Leader Plus, que gestiona el CEDER Somontano. En total se han invertido 49.080,28 euros.

Comentarios