La cara sur de Monrepós, una compleja obra

El Monrepós esta en “obras”. La futura autovía Lérida-Huesca-Jaca-Pamplona que se encuentra en obras en más de 100 Km, ha desencadenado un importante movimiento de maquinaria a ambos lados de la actual carretera. Uno de los puntos de mayor complejidad se ha empezado a ejecutar en los 8 km que separan Nueno de Arguis y en los dos restantes que suponen la cara sur y en la que se van a invertir en torno a 107 millones de euros. La construcción de un túnel de 2,9 km del tramo que va desde la embocadura de los actuales hacia “Escusaguas” centra los trabajos en la actualidad. Es muy posible que en los próximos dos años haya que realizar cortes en la actual carretera debido a las obras.

Entre Nueno- Congosto Isuela se invierten 33, Congosto Isuela-Arguis 42 y Arguis-Cima de Monrepós 41,5 millones de euros. En estos 10 km se van a realizar, en función del sentido de la autovía, un túnel de 487 m, otro de 950 y 16 viaductos. También se van a aprovechar los actuales túneles del puerto inaugurados en 1992 y que se utilizarán en dirección Huesca-Jaca.

Paralelo a la actual embocadura de los actuales túneles, se ha iniciado, la construcción de un túnel de casi 3 km hacia Sabiñanigo, que va desde esta cara sur a la norte dentro del tramo considerado como Cima Monrepós-Caldearenas.

Salvado el puerto de Monrepós las obras de la autovia se han dividido en otros tramos como los 10,1 entre la presa de Javarrella –Sabiñanigo Sur, Sabiñanigo-Sur y Sabiñigo-Este.

CORTES DE TRAFICO Y RESTRICCIONES

La intensidad media diaria de este tramo es de 6.000 vehículos día que llega hasta los 9.000 en algunos momentos punta de la temporada de invierno.

Fomento todavía oficialmente no se ha pronunciado sobre los planes que tiene previsto realizar en los próximos dos años para compatibilizar el tráfico de la actual carretera y las obras. Se da por firme que habrá que realizar cortes de carretera para poder ejecutar el complejo proyecto que se ha diseñado debido a las dificultades del terreno.

Se estudia la posibilidad de utilizar los tramos de la antigua carretera que dejaron de utilizarse en los años 80. Además para camiones y momentos puntuales el tráfico podría desviarse por la carretera de Ayerbe y puerto de Santa Barbara.

Comentarios