El barbastrense Javier Subías define de "satisfactoria" su experiencia en el 'Marathon Des Sables'

“Como un regalo” entiende Javier Subías su puesto en el ‘Marathon Des Sables’, competición en la que participó “con el objetivo de terminar la prueba”. Prueba que, por cierto, está considerada como la más dura de la tierra, y en la que este barbastrense que dejó la alta montaña por las dunas del Sáhara obtuvo el puesto 54 de los 801 participantes, situándose así en el séptimo mejor puesto español de este marathon.

Javier Subías, define la carrera como “una experiencia increíble que se ha podido llevar a cabo gracias a la colaboración de muchas personas”. Con grandes muestras de cariño y admiración, el deportista dedicaba el ‘Marathón Des Sables’ a la persona por la que dice siente una mayor admiración en este mundo, su madre, a quien tuvo en su mente “a diario”.

Sin duda, el buen puesto adquirido por el barbastrense se debe a la dura preparación física y mental que llevó hasta Marruecos. Además, afirma que se tomó la carrera “como una expedición”, es decir, adaptándola al mundo que él conoce. Empezar de menos a más, y racionar las fuerzas para aguantar la dureza de los últimos días fueron las claves para concluir esta prueba con un buen resultado.

El ‘Marathón Des Sables’ se trata de una carrera a pie, por etapas, con autosuficiencia alimenticia y libertad de ritmo sobre una distancia de 240 km, con la obligación para cada participante de cargar con el material obligatorio además de su equipo personal y su comida. Javier Subías había preparado esta competición durante todo el invierno, y una vez terminada, afirma no haber sufrido “momentos delicados”, y haber presentado cordura mental y física durante toda la carrera.

Comentarios