Según UGT, la inflación no puede mermar el poder de compra de los trabajadores

Los datos confirman que la inflación es un grave problema estructural que lastra la competitividad de nuestra economía y reduce la capacidad de compra de los salarios, situación que puede ser muy grave entre los colectivos que perciben las rentas más bajas y que se agrava en Aragón al crecer los precios por encima de la media nacional.

Intermensual

El índice de precios de consumo en España ha aumentado nueve décimas en el último mes. Los productos que se han encarecido en mayor medida son el Vestido y Calzado (en el inicio de la temporada de primavera-verano), el Transporte (determinado por el encarecimiento de los combustibles), el Ocio y la Cultura y Hoteles, cafés y restaurantes. En Aragón los precios de consumo han aumentado un punto porcentual, una décimas más que en el conjunto nacional. El crecimiento de los precios de consumo tanto en Teruel (un punto y dos décimas) como en Zaragoza (un punto) ha superado la referencia del conjunto nacional. En Huesca aumenta nueve décimas, al igual que en la media española.

Interanual

La tasa de variación interanual del IPC ha aumentado una décima y se ha situado en un 4,5% en España. Los epígrafes que muestran un mayor crecimiento en el último año son Transporte, Alimentos y bebidas no alcohólicas, Vivienda y Hoteles, cafés y restaurantes, todos por encima del 5%. En nuestra Comunidad Autónoma la tasa interanual aumenta dos décimas la media nacional. Los carburantes y combustibles, según el IPC, se han encarecido un 19,0% en los últimos doce meses en Aragón. En las provincias aragonesas, en Teruel se registra un comportamiento más inflacionista (5,7%), en Huesca se mantiene una tasa de crecimiento inferior (4,9%) pero más elevada que la media nacional y el incremento de los precios en Zaragoza (4,5%) es idéntico al conjunto nacional.

Conclusiones:

UGT Aragón reclama al Gobierno un papel más firme en la lucha contra la inflación y el control de precios en todos los sectores. Alertamos sobre las serias consecuencias que las tensiones inflacionistas tienen sobre las rentas salariales y la afección sobre la reducción del consumo. Garantizar la capacidad de compra de los salarios a través de las cláusulas de revisión salarial es imprescindible para mantener el poder adquisitivo de los salarios y mantener un nivel de consumo. Ello permitirá mitigar la desaceleración de la economía que en buena parte viene de un sector de la construcción que se enfrenta a una fuerte desaceleración tras varios años de crecimiento, con elevados beneficios empresariales y que ha dejado a muchas familias con niveles de endeudamiento históricos. En Aragón la inflación supera a la nacional debido a un crecimiento económico más intenso pero que no es ajeno a las tensiones y expectativas generales. Ello implica que el fuerte crecimiento de los precios en bienes básicos o en servicios con una elevada demanda potencial como la hostelería puedan repercutir negativamente en dichos servicios.

Comentarios