Cinco orejas y mucha solidaridad en el Festival Taurino

toros , festival benéfico

El Festival taurino de este sábado a beneficio de la Cruz Blanca deja buen sabor de boca, con un ambiente animado en el público que llenó media plaza y con unos toreros que salieron con ganas al albero, aunque Ortega Cano, Jesús Millán y Diego Luna se quedaron sin trofeo, pero sí se llevaron el cariño de los aficionados. Los grandes triunfadores de la tarde fueron Javier Conde y Uceda Leal con dos orejas cada uno y Miguel Abellán con una.

Audio sin título

Organizado por la Asociación de Comerciantes de Huesca el Festival Taurino tenía como finalidad recaudar fondos para la nueva sede que se están construyendo los Hermanos de la Cruz Blanca. La coincidencia con el partido de la SD Huesca en el Alcoraz había hecho que hubiera cierta incertidumbre sobre la respuesta de los aficionados, sin embargo, el apoyo de los oscenses se ha hecho patente llenando más de media plaza, y sobre todo, con un buen ambiente.

Se lidiaron seis novillos-toros de la ganadería de Manuel Ángel Millares justos de fuerza, pero que cumplieron con su cometido en este festival. Destacaron el segundo y el tercero, mientras que los otros fueron más flojos.

Abrió plaza el maestro Ortega Cano, que pese a su esfuerzo no consiguió matar a la primera y no se llevó ninguna oreja, aunque sí el aplauso del público.

Le siguió, en segundo lugar el triunfador de la tarde, un gran Javier Conde que mató a la primera estocada tras una buena faena. El malagueño se metió a los asistentes en el bolsillo desde el primer momento, prueba de ello fueron las dos orejas que se llevó y la gran ovación por parte del público. Uceda Leal también tuvo suerte en el albero oscense, logró matar de buena estocada y el público le premió con dos orejas. Miguel Abellán se empleó a fondo aunque no tuvo mucha suerte con su novillo pero sí logró una oreja y muchos aplausos del público.

Menos suerte tuvieron Jesús Millán y Diego Luna. Al aragonés Jesús Millán le costó matar tras un largo rato en el albero y no se llevo ningún trofeo. El oscense Diego Luna tuvo el detalle de brindar su actuación a los demás matadores para agradecerles su presencia en Huesca. El oscense demostró gran valentía aunque no tuvo suerte a la hora de matar tampoco con su novillo, pero los aficionados se lo reconocieron con aplausos y se le vio muy centrado y metido en su labor.

En definitiva, una buena tarde de toros con un ambiente agradable y, sobre todo, con la presencia de grandes figuras del toreo.

Comentarios