CHA presenta alegaciones al proyecto de nueva pista forestal de acceso al valle de Ordiso en el municipio de Torla

 

La Mancomunidad forestal Valle de Broto auspicia el proyecto de una pista forestal de acceso al valle de Ordiso en el municipio de Torla, que promueve Jorge Castiella. Chunta Aragonesista haciendo uso del procedimiento caso a caso de evaluación de impacto ambiental ha presentado alegaciones al documento ambiental elaborado por la consultora Pirinea.

 

La pista que pretende construirse presenta una justificación basada en el sobrecoste del manejo del ganado al no haber acceso rodado, al desánimo de los ganaderos por esta dificultad de acceso y a la mejora de las labores de vigilancia y control por parte de las administraciones. Sorprendentemente esta justificación no viene acompañada de datos ni información suficiente que permitan considerar seriamente esta justificación ni su validez, por lo que desde CHA consideramos que lo más sensato sería no tener en cuenta la propuesta hasta al menos no se disponga de datos concluyentes, estudios, informaciones razonadas y contrastadas de otros órganos competentes o de los propios ganaderos.

 

El propio documento ambiental señala que el proyecto se quiere llevar a cabo en un espacio con seis figuras de protección sin contar la de Reserva de Caza y Reserva de la Biosfera, ambas no citadas en el documento ambiental. Estamos hablando de abrir una pista forestal en un valle de excepcional valor ambiental, limítrofe con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

 

Miguel Casaus, portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Torla, recuerda que en el último Pleno municipal fue unánime el rechazo a este proyecto, y que “no se entiende que se exija a los ciudadanos el esfuerzo de presentar alegaciones al trámite de decisión de someter o no al Estudio de Impacto Ambiental de este proyecto, cuando un proyecto de este tipo es claramente incompatible con la Red Natura 2000, la figura de Zona Periférica de Protección del Parque Nacional, LIC, ZEPA, reserva de caza, área crítica de quebrantahuesos y monte de utilidad pública, y es que estamos hablando de un espacio llamado a corto plazo a formar parte del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, necesitado de amparar zonas limítrofes”.

 

Para Casaus, “la gestión del Valle de Ordiso debe estar orientada a la conservación y al uso sostenible de los recursos, donde el uso ganadero puede ser considerado hasta prioritario para la conservación del paisaje, con prácticas de gestión y de apoyo a esta actividad ya experimentadas para otras actividades en el propio Parque Nacional, pero que poco tienen que ver con la puesta en marcha de nuevas pistas forestales para el acceso rodado”.

 

Comentarios