Un nuevo planeamiento, rebaja las alturas del polígono de las Harineras

El nuevo planeamiento que contempla el Plan Especial que técnicos de la propiedad del polígono y técnicos municipales están diseñando para el Polígono de las Harineras plantea cuatro bloques de 15 plantas y dos torres de 17, además de un espacio público central entorno al cual se desarrollará una importante actividad comercial.

Audio sin título

El Plan Especial del polígono de las Harineras sigue variando en su definición final. El objetivo debe ser construir 1.400 viviendas en el polígono, pero se quiere aplicar criterios de sostenibilidad y de coherencia urbanística al conjunto.

Así, el nuevo diseño del Plan recoge cuatro torres esbeltas de no más de 300 metros cuadrados de planta y de 15 pisos que se distribuirían a lo largo de la actual Ronda de la Estación y cuya fachada principal daría a la playa de vías de RENFE. Por otro lado se sitúan los dos edificios más altos, dos torres de 17 pisos, en la confluencia de la Avenida Martínez de Velasco con Juan XXIII, frente al antiguo edificio del Banco de España, y en el cruce de la Ronda Estación con Gil Cávez, frente a la estación de ferrocarril, de manera que se descarta la construcción de una gran torre de 21 plantas como se había previsto en un principio.

En uno y otro caso, se trata de edificios esbeltos con plantas mucho menores que las torres que se han hecho hasta ahora en Huesca, explicaba Francisco Lacruz, uno de los redactores del Plan.

Otro elemento importante en el diseño es la plaza o espacio público que queda prácticamente en el centro del ámbito urbanístico. Se trata de una superficie peatonal importante que casi triplicaría la superficie de la Plaza de Navarra y alrededor del cual, se articularía una zona comercial.

Por último el Plan, como ya dice el Convenio del Polígono, conserva el edificio de 10 alturas que existe en la calle San Urbez, aunque retranquea la alineación de la calle Martínez de Velasco en 10 metros, dotando a esta vía de comunicación de más anchura, lo mismo que ocurre con el boulevard que se ha diseñado en la calle Almudévar, de manera que esta calle podría terminar siendo una de las más anchas de Huesca.

El Plan, explica Francisco Lacruz, va sufriendo modificaciones y está en pleno proceso de diseño, pero busca, en todo caso, dotar a la zona de edificios modernos, singulares y de calidad, respetando la vocación comercial que tienen todos los centros de la ciudad.

Así mismo, el planeamiento contempla la construcción del paso subterráneo que uniría la calle Teruel con la Avenida Juan XXIII, así como tres rotondas, una justo en el antiguo paso a nivel de Martínez de Velasco, otra al principio de la calle Almudévar y la última en el cruce de la Calle Gil Cávez y la Ronda Estación.

Comentarios