La botella medio llena...

Luis Abadías

Según con el color con que se mire se ven las cosas. La SD Huesca no está pasando por su mejor momento de resultados y el nivel del juego ha descendido lo que ha motivado que las ‘aves carroñeras' que estaban escondidas desde hace mucho tiempo (por cierto por la sensacional marcha del equipo) no hayan tardado en aparecer para trasladar esa sensación negativa y de duda de un Huesca que durante las dos últimas temporada no cesa de dar alegrías.

Desde la llegada de Onésimo al banquillo las cuentas no son tan claras, pero es según como se mire la botella, puesto que en la misma serie de partidos de la primera vuelta con Manolo Villanova solamente se sacó un punto más en esos seis encuentros.

Sería injusto atacar y señalar a Onésimo como único culpable sin analizar la situación, como se hace desde dentro del club, conociendo el día a día del estado físico de los jugadores que en algún caso han llegado bastante ‘quemados’ a esta fase de la temporada por la carga de partidos a la que han sido sometidos y otras cuestiones que afectan al rendimiento.

Está claro que la experiencia de Manolo Villanova era clave en estos casos y sabía capear el temporal de la mejor forma. Es precisamente la experiencia del fútbol que le falta a un Onésimo que tiene que ganarse la confianza de todos y eso lamentablemente no sirve solamente con el trabajo diario y lo que manda siempre en estos casos son los resultados.

Si se gana o se empata en Guijuelo tema zanjado. Si se pierde se alimentará más a los carroñeros que tanto tiempo han tenido que ocultarse por falta de argumentos.

No todo lo que se hace en la SD Huesca se hace bien (y ellos lo saben), pero está claro que el fútbol en la ciudad no ha vivido un momento así en toda su historia con la ilusión de un ascenso a 2ª División que hace tres temporadas no era un sueño, era algo impensable....

Comentarios