La escuela de gobierno de Uruguay promovida por las Cortes y la Fundación Giménez abad nace con ánimo de expansión en Iberoamerica

“Estamos poniendo semillas para construir un futuro esperanzador”. Así concluyó el presidente de las Cortes de Aragón y de la Fundación Manuel Giménez Abad, Francisco Pina, su discurso en Montevideo durante la inauguración de la Escuela de Gobierno conforme a los acuerdos suscritos con la Asamblea Legislativa de Uruguay, donde se celebró el acto.

Tras recordar la vocación iberoamericana de la Fundación desde su creación hace seis años y su implantación inicial precisamente en el Parlamento de Uruguay, Pina explicó que el proyecto de la Escuela de Gobierno constituye “la máxima expresión” del proceso iniciado con la Asamblea uruguaya, “que queremos extender conjuntamente –dijo- a toda al región”.

El presidente Pina recordó que el estudio de la organización territorial del poder en Uruguay desarrollado en este país se enmarca en una de las líneas de trabajo fundamentales de la Fundación Giménez Abad en torno a la descentralización. “No buscamos trasladar modelo alguno, sino estudiar, aprender y, si es posible, enseñar algo aprendido de una experiencia que no ha sido fácil”, afirmó.

Pero al mismo tiempo recalcó que “la organización territorial del poder no remite hoy sólo a la descentralización”, sino también a la “integración supranacional” tan decisiva y presente en Europa y en Montevideo. “Desde la experiencia de la Unión Europea –insistió en ese sentido-, sólo puedo animarles a fortalecer el espacio común que es Mercosur”.

El presidente de la Asamblea Legislativa de la República Oriental de Uruguay y a la vez vicepresidente de la República, Rodolfo Nin Novoa -que el miércoles ofreció una cena oficial a la delegación aragonesa tras su llegada a Montevideo desde Argentina-, establece en la resolución que firmó para la puesta en marcha de la Escuela de Gobierno que su primera edición, de tres cursos, comenzará ya el próximo mes de mayo.

Según el mismo documento, “el objeto de la Escuela de Gobierno es propiciar la formación de futuras generaciones de ciudadanos con responsabilidades gubernativas, aportando a los mismos los conocimientos necesarios para una primera aproximación a la gestión pública y capacitándolos en el proceso de toma de decisiones en el poder público”.

“Asimismo –añade el texto-, la Escuela de Gobierno debe contribuir en su gestión al fortalecimiento de los valores democráticos y a la cultura del diálogo entre los distintos sectores político partidarios”.

Los legisladores podrán proponer de forma individual o conjuntamente con su grupo parlamentario o partido político los candidatos a alumnos de la Escuela de Gobierno. En cada edición sólo ingresará un único alumno por parlamentario patrocinante, salvo que existieran vacantes. En todo caso, ningún curso podrá superar los 45 alumnos.

Conforme a la resolución del presidente Nin Novoa, los aspirantes a alumnos han de ser “ciudadanos uruguayos que por su pertenencia a las jóvenes generaciones, su vocación de servicio a los intereses nacionales, y en virtud de su acreditada hoja de vida, se perfilasen en un corto y mediano plazo para el cumplimiento de responsabilidades en la administración del poder público en el ámbito político institucional de la República”.

La estructura del programa lectivo de las ediciones ordinarias se articula en cinco grandes apartados sobre ordenamiento institucional, políticas públicas, gestión pública, política internacional e integración, y comunicación, imagen y desarrollo tecnológico. Finalizados los cursos, cada alumno deberá presentar un trabajo final, que podrá ser reconocido con distinciones especiales y premios de excelencia si así lo mereciera por su calidad académica.

Todas las ediciones de la Escuela de Gobierno respetarán el principio de libertad académica y el deber de reserva. Rodolfo Nin Novoa también firmó otra resolución para crear una Autoridad Nacional rectora del convenio marco suscrito entre el Parlamento de Uruguay y Fundación Giménez Abad, que encabezará él mismo o quien le releve en su momento al frente de la presidencia de la Asamblea General.

El programa de la expedición aragonesa para el viernes incluía también una reunión de trabajo con la delegación uruguaya ante el Parlamento Cultural de Mercosur (PARCUM) y un almuerzo ofrecido por el presidente de la Cámara de Representantes, Alberto Perdomo.

El sábado, 19 de abril, tras una reunión con senadores uruguayos y un almuerzo de agradecimiento ofrecido por el presidente de las Cortes, la delegación aragonesa emprenderá el viaje de regreso.

Comentarios