El Tremendo Pop Festival cierra con nota su primera edición en Monzón

El Tremendo Pop Festival ha despertado en Monzón el interés de mucho público, tanto de dentro de la capital medio cinqueña como de fuera de la localidad. La noche del viernes unas mil personas se dieron cita en la nave de la Asociación San Mateo. La iniciativa de este proyecto musical partía de las inquietudes de Dj Tupe (Antonio Vilanova) y Agustín Loscertales. Vilanova nos manifestaba su alegría ante la gran afluencia de gente, la aceptación de la ciudad y destacaba el cartel promocional del festival.

Lo más destacado del Tremendo Pop Festival ha sido el buen ambiente que se podía vivir al ritmo que marcan los distintos grupos que pasaban por el escenario. El Polideportivo “Joaquín Saludas”, en la calle Calvario se habilitaba como área de pernocta y su acceso será libre para quienes portaban la pulsera del TPF (identificación que se facilita con la entrada). Según Vilanova, la idea surgió para facilitar el descanso de las personas que se acercaban de fuera al festival.

En la explanada frente al local de la Asociación “San Mateo”,instalaban dos carpas “Red Bull” en las que se servían bocadillos y comida y además la entrada del TPF permitía el acceso libre a la feria Arteria, el castillo de Monzón y el Centro de Interpretación del Cinca “Pinzana”.Vilanova nos manifestaba que la afluencia de gente del viernes ascendió a mil personas y la segunda noche el festival rozó la asistencia de dos mil.

El sábado 19, abría sus puertas para recibir las actuación de Copiloto, Estereotypo, The Blows, Standard, Delorean que alimentó el festival con su música suite dance y The Pinker Tones que mezclaba diferentes estilos como el electro, pop, soul y folck en varios idiomas. El montisonense Dj Tupe, actuaba a las 4 y David Kano Dj, fue el encargado de cerrar la primera edición del festival a partir de las 5 de la madrugada.

El domingo día 20, se pudo ver el éxito notable de una exposición virtual de pop y con la actuación del canta autor montisonense Jorge Callén.

Comentarios