UGT Aragón ante el plan de abastecimiento de poblaciones afectadas por la sequía en Barcelona

 

UGT Aragón expresó en su día su total rechazo al “Trasvase del Ebro” que contemplaba el Plan Hidrológico Nacional, ya derogado, entre otras razones por ser una imposición, atentar contra los intereses de Aragón y promover el desarrollo insostenible.

 

Desde una organización sindical como UGT Aragón, que siempre se ha caracterizado por el diálogo y el consenso como fórmula para la resolución de los conflictos, no podemos admitir la toma de decisiones desde la “bilateralidad” sin consultar a todos los implicados, con más razón si el conflicto en cuestión es de tanto calado como el que plantea una transferencia de agua.

 

UGT Aragón cree que ha llegado el momento de apelar a la serenidad y a la calma. Para Aragón, que afronta la celebración de una EXPO 2008 cuyo lema es “Agua y Desarrollo Sostenible”, es más necesario que nunca el consenso entre las fuerzas políticas de Aragón y, tanto o más importante, evitar el conflicto entre comunidades autónomas. Es hora de propiciar acuerdos y hacerlo a través del diálogo y la concertación.

 

La Comisión Ejecutiva de UGT Aragón en base a estas consideraciones expresa la siguiente posición:

 

1º- Cualquier actuación, sea cuál sea, debe hacerse desde el total respeto a la legalidad vigente y en este punto debemos reseñar que la actuación planteada debe ser respetuosa con al menos dos artículos del Estatuto de Autonomía de Aragón:

 

o        Punto 3 del artículo 19 del Estatuto de Autonomía de Aragón. Dice textualmente ”corresponde a los poderes públicos aragoneses, en los términos que establece este Estatuto y de acuerdo con el principio de unidad de cuenca, la Constitución, la legislación estatal y la normativa comunitaria aplicables, velar especialmente para evitar transferencias de aguas de las cuencas hidrográficas de las que forma parte la Comunidad autónoma, que afecten a intereses de sostenibilidad, atendiendo a los derechos de las generaciones presentes y futuras”.

 

o        Artículo 72 del Estatuto de Autonomía de Aragón subraya que la Comunidad Aragonesa “participará y colaborará en la planificación hidrológica y en los órganos de gestión estatal de los recursos hídricos y de los aprovechamientos hidráulicos que pertenecen a cuencas hidrográficas intercomunitarias que afecten a Aragón”.

 

2º- No todos los usos del agua son iguales. La actuación propuesta plantea un abastecimiento para uso de boca, y este es un derecho fundamental que está muy por encima de la demanda de agua para riego o para uso industrial. Este es un hecho diferencial que sin duda debemos considerar. En ningún caso debemos establecer una comparación con otras actuaciones como las que propició el PHN del Gobierno del PP en el que se alentaba un desarrollo no sostenible y fundamentado en la especulación.

 

3º- Si en este caso se plantea una actuación puntual y extraordinaria, ante una necesidad emergente, debería quedar claro que en ningún caso tendrá carácter permanente y por tanto, debería deja de ser efectiva en cuanto cesase la necesidad y la emergencia.

 

4º- Es necesario hacer políticas hidrológicas con sensatez y previsión apelando al ahorro de agua y a la eficiencia, y para ello será necesario realizar planes de ahorro, inversiones en modernización, mantenimiento de infraestructuras, políticas de desalación y potenciar una nueva cultura de utilización del agua.

 

UGT Aragón con fuertes principios solidarios jamás podría negar a quién lo necesita un bien tan necesario como el agua, con más razón si se trata de agua para uso de boca. Pero también creemos oportuno que se consulte a todos los afectados antes de tomar decisiones tan conflictivas, porque no debemos olvidar que la actuación que se propone sienta un peligroso precedente de cara al futuro, alienta la confrontación entre Comunidades Autónomas y puede incluso conducirnos por la peligrosa senda del “mercadeo del agua” haciendo un flaco servicio al conjunto de la sociedad.

 

Desde UGT Aragón creemos que todo es posible desde el diálogo y el consenso, pero para alcanzarlo es necesaria la predisposición de todas las partes implicadas. En esta ocasión creemos que las formas no han sido las más adecuadas y hacemos un llamamiento a la serenidad, a la responsabilidad y al diálogo entre todas las partes.

 

 

 

 

 

Comentarios