El Gobierno de Aragón pide construir directamente los pantanos

2005012424 pantano.JPG

El Gobierno de Aragón plantea como nueva reivindicación ejecutar directamente las regulaciones hidráulicas de la Comunidad Autónoma. El Vicepresidente del Gobierno Aragonés, Jose Angel Biel, ha solicitado al Gobierno central que sea la Comunidad Autónoma la que gestione los fondos del Ministerio de Medio Ambiente destinados a la ejecución de regulaciones hidráulicas en Aragón.

La reivindicación llega en pleno debate sobre la política hidráulica que se ha abierto en el país tras la decisión de ceder caudales del Ebro de manera temporal al área metropolitana de Barcelona.

Ese era uno de los principales contenidos del discurso institucional que con motivo de la festividad del Día de Aragón pronunciaba el Vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, en Teruel. Biel también realizaba una cerrada defensa del desarrollo del nuevo Estatuto de Autonomía de Aragón.

El Vicepresidente del Gobierno de Aragón al referirse al Estatuto de Autonomía de Aragón, señalaba que es la mejor garantía de prosperidad y desarrollo para la comunidad.

José Angel Biel también lanzaba un mensaje optimista avalado por datos como los de crecimiento económico que coloca a Aragón a la cabeza del país o al equilibrio alcanzado entre posiciones centralistas y soberanistas, siempre desde el respeto a la Constitución de 1978.

Para el futuro, el Vicepresidente se ha marcado como objetivo lograr un mayor peso en España mediante la negociación política para lograr mayores inversiones en infraestructuras estatales y el desarrollo pleno de nuestro actual Estatuto.

Pero sin duda, y en pleno debate hidráulico, la reivindicación más destacada del discurso institucional era la petición que va a realizar el Gobierno de Aragón para desarrollar convenios para la ejecución de las obras del pacto del agua y la gestión de la reserva hídrica fijada en el Estatuto.

Los convenios con el Estado son una herramienta contemplada en el artículo 88 del nuevo Estatuto que posibilita a la comunidad autónoma a la ejecución de obras de interés general financiadas por el Estado, como ha sucedido en el reciente convenio firmado entre el ejecutivo y el antiguo Ministerio de Medio Ambiente para las obras de depuración del Pirineo. De esta forma, el Gobierno de Aragón garantizaría una mayor agilidad en la construcción de las obras contempladas en el Pacto del Agua.

Por otra parte, el Estatuto de Autonomía fija en la disposición adicional quinta, una reserva estratégica de 6.550 hectómetros cúbicos con los que garantizar las necesidades actuales y futuras de la comunidad.

Desde la aprobación del Estatuto, se han producido diferentes acontecimientos que avalan la tesis de que Aragón puede ser el órgano competente de gestión de dicha reserva. Así, el Estatuto valenciano reconoce el derecho de la Comunidad levantina a gestionar aguas de otras cuencas, mientras que la comisión bilateral de cooperación Junta de Andalucía-Estado determinó que la comunidad puede gestionar las aguas de la cuenca del Guadalquivir. Por otra parte, y ahondando en esa tesis, el propio informe de la Abogacía del Estado que acompaña al decreto ley aprobado el pasado viernes, determina la capacidad de la Generalitat para gestionar los cincuenta hectómetros cúbicos que detrae del actual minitrasvase a Tarragona. Además, el artículo 148.1.10 determina la capacidad de las Comunidades Autónomas para ostentar competencias exclusivas en materias de aguas sobre la base del interés autonómico.

Es decir, existe una amplia base jurídica, legal y constitucional, según el Gobierno de Aragón, para reclamar que el Estado reconozca a Aragón la capacidad para gestionar la reserva hídrica fijada estatutariamente.

José Angel Biel estaba acompañado en el acto de Teruel por los consejeros de Presidencia, Javier Velasco, y Política Territorial, Justicia e Interior, Rogelio Silva.

Comentarios