Vivienda compartida entre mayores y estudiantes con el programa "Vive y convive"

El Campus de Huesca de la Universidad de Zaragoza es partícipe del programa “Vive y convive”, de vivienda compartida entre universitarios y mayores de 65 años, que por primera vez se pone en marcha en el campus oscense. La presentación de esta iniciativa se realizará en un acto presidido por Pilar Bolea, Vicerrectora en funciones del Campus de Huesca, Flor Ardanuy, concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Huesca y Josep Florensa, tendrá lugar en el Salón Azul del Casino este lunes a las 17:30 horas. En él intervendrán un universitario del campus zaragozano y una persona mayor, que conviven actualmente, para explicar su experiencia a los asistentes.

El Programa “Vive y convive” ofrece alojamiento alternativo para jóvenes estudiantes en el domicilio de ancianos que presenten problemas de soledad y necesidad de compañía. Este programa tiene un carácter esencialmente social, por lo que la motivación básica de los participantes ha de ser la de participar en un intercambio solidario y sin ánimo de lucro. Está dirigido a personas mayores de 65 años que vivan solas y a estudiantes universitarios de menos de 30 años que no trabajen ni residan en la misma ciudad. En el caso de estudiantes de postgrado podrán acceder al programa hasta los 35 años.

Para participar en este programa, los ancianos tienen que mantener un estado psicofísico que les permita valerse por si mismos y disponer de una vivienda en unas condiciones adecuadas, así como estar dispuesto a compartirla a cambio de compañía y de otras ayudas que se pacten. Por lo que respecta a los estudiantes, se valorará la motivación, los hábitos y el estilo de vida, la disponibilidad y las contraprestaciones que estén dispuestos a asumir. El Programa cuenta con un equipo de profesionales -trabajadores sociales y psicólogos- que se encargan de seleccionar a los participantes, darles apoyo y hacer seguimiento de la experiencia.

Al inicio de la convivencia se realiza un periodo de prueba de un mes, al final del cual, si ambas partes están de acuerdo, se firma un documento donde se establecen las normas mínimas de convivencia que se mantendrán vigentes hasta final de curso. El anciano recibe una ayuda económica mensual para compensar los gastos extras originados por el incremento del consumo de agua, luz o gas. El estudiante, recibe también una beca para el pago de una parte de la matrícula cada curso académico.

El programa “Vive y Convive” se inició en las universidades catalanas. Tras estas pioneras, en número de convivencias puestas en marcha, está la Universidad de Zaragoza, en los campus de Zaragoza, con 16 desde el curso 2005-2006 y 15 en la actualidad. El próximo curso se iniciará en el Campus de Huesca.En el programa “Vive y Convive” además de Caixa Catalunya, entidad promotora, y las universidades, los Ayuntamientos de cada localidad, en este caso el de Huesca, que aportan su personal de servicios sociales.

Comentarios