Medio Ambiente cede tres perros a los ganaderos de zonas oseras para la protección de los rebaños

Se trata del segundo año en el que se realiza esta iniciativa, que cuenta con un presupuesto de 13.000 euros de fondos del Ministerio de Medio Ambiente para ceder hasta diez animales. Esta medida se enmarca en la línea de trabajo puesta en marcha por el Departamento para compatibilizar la conservación del oso con los usos tradicionales del Pirineo que supera el millón de euros anual.

Tres ganaderos de la provincia de Huesca han recibido este año a otros tantos cachorros de perros de la raza Montaña del Pirineo cedidos por el Departamento de Medio Ambiente para la protección de los rebaños en zonas oseras. La medida, que sigue abierta a nuevas peticiones, se lleva a cabo por segundo año y se enmarca en la línea de trabajo que está desarrollando el Gobierno de Aragón para compatibilizar la conservación del oso pardo con el mantenimiento de los usos tradicionales.

 

El director general de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, Alberto Portero, ha asistido a la entrega del último de los cachorros realizada hoy en Hecho, donde ha recordado además que el Departamento abrió el pasado año una línea de subvenciones para mejorar y facilitar los usos a los ganaderos de estas zonas, línea en la que se han invertido 568.000 euros y de la que se han visto beneficiados 260 ganaderos.

 

Portero ha destacado la importancia de apoyar estas iniciativas que compatibilizan la presencia del oso en el Pirineo con el desarrollo de la ganadería en estas zonas de montaña. El director general ha subrayado que para 2008, el Departamento de Medio Ambiente tiene una inversión prevista para el desarrollo socioeconómico de estas áreas que superará el millón de euros. Entre otras materias, la inversión se dedicará al seguimiento poblacional del oso con dos patrullas de vigilantes, subvenciones al ganado extensivo en zonas oseras, la creación de cabañas de pastor en puertos, adquisición de cercados para guardar el ganado o el arreglo de infraestructuras ganaderas.

 

Esta opción que pone a disposición el Departamento para facilitar la práctica de la ganadería en zonas oseras está dirigida a los ganaderos que pastorean en extensivo en puertos con presencia de oso pardo y con un número de cabezas tal que necesite el mantenimiento de un perro de protección. El estado sanitario general del rebaño y de los otros perros debe ser el adecuado, así como disponer de paridera, además de contar con el compromiso del ganadero de dar un adecuado cuidado al cachorro. Por ello, los ganaderos depositan una fianza de 200 euros que le será devuelta a fin de año si se cumplen todas las indicaciones.

 

Los perros se han entregado este año en el Parque Natural de Los Valles, aunque la iniciativa sigue abierta y hay presupuesto para ceder hasta diez cachorros en 2008. Los animales deben tener unas características físicas y psíquicas que les permitan efectuar la labor de protección con efectividad: baja dominancia con respecto a los hermanos de camada, sin apego a las personas, bajo instinto cazador y un estado de salud y estructura física que le permitan ser un perro ágil en terrenos de montaña, además de superar el Test de Aptitudes Naturales de la raza. Los cachorros se incorporan al rebaño entre las 7 y 10 semanas que es el periodo sensible de socialización del cachorro en el rebaño. Posteriormente se siguen unos protocolos de introducción del perro en el rebaño y se realiza un seguimiento veterinario y técnico.

 

La selección, adquisición e implantación de los perros se realizará a través de la ONG "PRR" (Perros de Protección del Rebaño). Los cachorros incluidos en el programa se seleccionan entre camadas de la raza Montaña del Pirineo producidas por criadores del Club Español del Perro de Montaña de los Pirineos (CEPMP).

 

En 2007, el Departamento de Medio cedió 6 Perros de Protección de Rebaños. La adquisición se gestionó a través de la ONG francesa FIEP (Fondo de Intervención Eco-Pastoral). Se cedieron 2 perros en el entorno del Parque de Los Valles y 4 en del Posets-Maladeta.

  

Además de estas medidas, Alberto Portero ha querido destacar la importancia de la educación ambiental y la sensibilización, y como ejemplo citó las jornadas desarrolladas la pasada semana en el marco de la Campaña de Sensibilización y Educación Ambiental , que impulsa el Ministerio de Medio Ambiente en colaboración con las tres comunidades autónomas pirenaicas, Aragón, Cataluña y Navarra. “El objetivo de estas jornadas fue dar a conocer el potencial turístico del oso pardo a partir de la experiencia de la cordillera cantábrica” ha recordado Portero, para lo que se contó con Guillermo Palomero, de la Fundación Oso Pardo y Belarmino Fernández, alcalde de la localidad asturiana de Somiedo.

 

Esta colaboración también es constante en la labor de vigilancia de los ejemplares de oso que tienen alguna presencia en Aragón, como se demuestra con los recientes avistamientos de Camille o de rastros del que parece ser Aspe Ouest, en los que han trabajado conjuntamente agentes de protección de la naturaleza y guardas de Navarra, Aragón y Francia.

 

INVERSIÓN EN EL DESARROLLO DE ZONAS OSERAS

 

Las partidas del Departamento de Medio Ambiente alcanzaron en 2007 la cifra de 1.243.000 euros para desarrollo socioeconómico sostenible en las zonas oseras, frente a los 160.000 euros destinados en 2004, antes del comienzo del programa francés de reintroducción. Dentro de las políticas del Departamento se incluye las ayudas a las explotaciones, el seguimiento de la población osera y las medidas agroambientales.

 

Esta primera línea de apoyo a las explotaciones se concreta en la mejora de accesos a puertos, mejora de infraestructuras ganaderas como abrevaderos, parideras, áreas de manejo de ganado; instalación de refugios en zona de puertos, adquisición de cercados electrificados para proteger el ganado o desbroces para generación de pastos.

 

Además, incluyó en 2007 por primera vez una orden extraordinaria de subvenciones, destinada a compensar los costes indirectos causados a las explotaciones ganaderas durante el año 2006 en las zonas de presencia del oso pardo en el Pirineo aragonés. Esta orden, promovida por la Dirección General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, supuso una partida de 568.000 euros, y ha beneficiado a 260 ganaderos.

 

Las actuaciones subvencionadas por la mencionada Orden son la contratación de pastores, la autoguarda de rebaños, instalación y mantenimiento de cercados nocturnos, posesión y uso de perros de guarda en puerto, utilización de métodos de radiolocalización, y el pastoreo en puerto superior a 100 días al año, con al menos el 75% de los animales solicitados, entendiéndose por pastos de puerto los situados a más de 1.500 metros de altitud sobre el nivel del mar. Está en preparación la Orden que beneficiará a las zonas con presencia de oso constatada durante 2007, y que será abonada con presupuestos de 2008.

 

La inversión dedicada al desarrollo de estas zonas incluye también las medidas agroambientales, así como el programa de vigilancia de la población osera, entre otras actuaciones. El seguimiento poblacional del oso, que realizan agentes de protección de la naturaleza y patrullas de vigilantes, cuenta con una partida de 280.000 euros. Los agentes cubren todo el Pirineo, trabajando  sobre itinerarios fijos y además aportando gran cantidad de información que se recopila durante la realización de su propio trabajo y de informaciones que recogen de vecinos o visitantes. Existen también dos patrullas de vigilantes, integradas por un total de 5 personas que trabajan prospectando el territorio fundamentalmente en el entorno de Los Parques Naturales de Los Valles y de Posets Maladeta, aunque atienden avisos sobre posible indicios de presencia de oso en cualquiera de las zonas pirenaicas.

 

Además, todas las zonas oseras se benefician ya de alguna figura de protección, con la reciente declaración del Parque Natural de los Valles Occidentales, que se suma al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y al Parque Natural de Posets-Maladeta.

Comentarios